Cierre de actividades no esenciales: Trabajadores en ERTE, teletrabajadores y empleados de baja por IT, excluidos del permiso retribuido

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero

Todas las modalidades de teletrabajo podrán seguir desarrollándose, salvo pacto contrario entre la empresa y los trabajadores.

El sábado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comunicó su intención de endurecer el confinamiento. La prohibición de las actividades no esenciales arrancará este lunes, 30 de marzo, y se prolongará hasta el jueves 9 de abril, ya dentro de los días festivos de la Semana Santa.

 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero ha señalado que "esta situación no se podía producir antes. Estas vacaciones de Semana Santa son la oportunidad para que la movilidad se asemeje a la de un fin de semana, tal y como nos lo indicó el Comité científico". Ha añadido que "no se trata de un cierre de actividad, se trata de bajar la movilidad de trabajadores no esenciales para arañar esas décimas de movilidad que queremos conseguir en las próximas semanas”.

 

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo ha señalado. "Tenemos que conseguir una movilidad que convierta todos los días de la semana en domingo".

 

La ministra ha reiterado que este permiso. "No son unas vacaciones obligatorias. Estamos posibilitando a las empresas salidas distintas. Hay empresas que han reducido jornadas, otras que han recurrido a la distribución irregular de las horas... Hablamos tan solo de ocho días laborables que hay que ser devueltos con el límite del 31 de diciembre y respetando los descansos diarios, semanales y la compatibilidad con la conciliación”.

 

No se aplica a trabajadores y trabajadoras que están sujetos a un ERTE, procedimiento de incapacidad temporal, ni bajas de paternidad ni maternidad. 

 

ESENCIALES Y NO ESENCIALES

 

Entre los trabajadores que continuarán trabajando se encuentra todo el personal sanitario, el Ejército, las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, el personal de cuidado de personas vulnerables y los trabajadores en el sector de logística de compras, ha especificado Montero, junto a los fabricantes de productos farmacéuticos y material sanitario.

 

Es previsible que también sigan trabajando los trabajadores de Correos, telecomunicaciones y servicios privados de seguridad, así como los empleados de los sectores de distribución de alimentos o química.

 

La portavoz del Gobierno ha detallado que permanecerá "tal cual" la situación de los trabajadores que no requerían presencia física, establecido en el real decreto-ley del estado e alarma, al tiempo que ha indicado que en la práctica totalidad de las administraciones se han desarrollado medidas para que en la medida de lo posible los funcionarios puedan desarrollar su trabajo desde su domicilio y reducir la transmisibilidad.

 

Además, ha indicado que continuarán operativas determinados fabricantes en el sector industrial imprescindibles para elaborar material necesario, como el de la moda para fabricar batas o mascarillas, la industria del alcohol y química para producir geles desinfectantes, o los sectores del automóvil y la aeronáutica, para fabricar componentes de respiración asistida.

 

NADIE PIERDE DERECHOS

 

La ministra ha subrayado que el Gobierno ha puesto el interés general por encima de los intereses particulares y ha advertido de que el Ejecutivo "no va a aceptar presiones de ningún tipo en orden a alterar este confinamiento". "Nadie pierde derechos, ni empresas ni trabajadores, y quien gana es la economía", ha resaltado.

 

Preguntada por si las empresas podrán seguir presentando ERTEs durante las próximas dos semanas, Díaz ha señalado que por supuesto que podrán. No obstante, al estar obligados los trabajadores de actividades no esenciales a quedarse en casa hasta el 9 de abril, algunas empresas no podrán recurrir a ERTEs, al menos mientras dure la suspensión de estas actividades.