Cinco muertos por atropello en las calles de Valladolid: una cifra mucho más que preocupante

Aunque la siniestralidad se ha reducido, la cifra de atropellos mortales (cinco) no desciende en las calles de Valladolid.

Finaliza este 2018 y es hora de hacer todo tipo de balances. Uno de los que preocupa en la ciudad es el número de atropellos mortales con los que se cierra el año. A día de hoy, hasta cinco peatones han fallecido en las calles de Valladolid por esta consecuencia. El denominador común es siempre el mismo: despistes, bien por parte del viandante o del conductor del vehículo.

 

Hace unos días, el concejal de Movilidad y Seguridad, Luis Vélez, antes de participar en la Mesa por la Seguridad Vial destacó que de mantenerse la cifra de atropellos en 131 se trata del mejor registro de los últimos años, aunque matizó que la siniestralidad mortal ha sido “considerable”, registrando cinco fallecidos, el mismo número que en 2017.

 

A pesar de que el número de atropellos sea menor que en ejercicios pasados no nos podemos conformar con el dato tan terrible de que cinco personas hayan muerto en el asfalto en la ciudad durante estos doce meses. Ayuntamiento de Valladolid dice que se pondrá manos a la obra e incidirá en la concienciación e incluso estudia una batería de propuestas, como una posible reducción de la velocidad a 30 kilómetros/ hora en muchas de las vías urbanas.

 

El propio alcalde de Valladolid, Óscar Puente, explicaba que un atropello a 50 kilómetros por hora es prácticamente mortal, mientras que si la velocidad se reduce es factible que las lesiones no sean mortales.

 

Lo cierto es que peatones y conductores también tienen como asignatura pendiente una mayor atención en la calle. Un despiste puede ser mortal en la llamada jungla de asfalto.  Sin ir más lejos, este jueves nos desayunábamos con una noticia que, afortunadamente, solo quedó en una anécdota: ‘Un conductor "despistado" circula "entre 8 y 10 kilómetros" en sentido contrario por la A-62, a la altura de Parquesol’. Un despiste puso en peligro su vida y la de los conductores que circulaban correctamente.

 

Celebramos, al igual que el concejal, porque el número de este tipo de accidentes sea menor este año. Pero la cifra sigue siendo muy insuficiente; mientras siga existiendo un atropello en las calles de Valladolid será necesario seguir incidiendo en la precaución: mucho más si estos sucesos siguen siendo mortales.