Ciudadanos ya no quiere eliminar las Diputaciones: Rivera renuncia a uno de sus 'mantras' electorales

Brexit.- Rivera dice que la UE "ha hecho lo imposible por garantizar un acuerdo

Defiende que las diputaciones provinciales "no pueden seguir siendo lo que eran en el siglo XIX o el XX" y que se usen para mancomunar servicios o ayudar a los agricultores.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha abogado este viernes por que las diputaciones provinciales sean entes "útiles" al servicio de los pueblos, no de los políticos "enchufados", donde los Ayuntamientos puedan mancomunar distintos servicios. Hasta ahora, la formación naranja había defendido la necesidad de suprimir las diputaciones.

 

En un coloquio organizado por la Agencia Ical en Burgos, Rivera ha propuesto que las diputaciones "se conviertan en un consejo de alcaldes de una provincia y que allí puedan manconumar servicios", y dejen de ser un espacio para "los enchufados de los partidos, ni cargos de confianza, ni algunos contratos opacos".

 

En este sentido, cree que las diputaciones pueden servir para mejorar el transporte escolar, el servicio de ambulancias o las ayudas a los agricultores si la mayor parte de la financiación se destina a este tipo de cuestiones. "Deben ser útiles y estar al servicio de los pueblos, no de los diputados o de los cargos de confianza", ha afirmado.

 

Según ha señalado, las diputaciones provinciales "no pueden seguir siendo lo que eran en el siglo XIX o el XX", ni favorecer casos de corrupción que, a su juicio, "han tenido que ver con la opacidad de este tipo de entes". Refiriéndose, sin nombrarlos, al PP y al PSOE, el líder de Cs se ha preguntado si "los que han defendido las diputaciones y sus cargos han conseguido frenar la despoblación" en comunidades como Castilla y León. "No", ha contestado, añadiendo que los que no se han tenido que marchar de los pueblos son los "enchufados".

 

En su programa para las elecciones generales de 2016, Ciudadanos decía: "Suprimiremos las diputaciones provinciales, garantizando unos mejores servicios públicos, más baratos y sin corrupción. Las diputaciones provinciales son entes de dudosa utilidad, escaso control democrático y foco de corrupción". Lo único que aceptaba que siguiera existiendo eran las diputaciones forales y los cabildos y consejos insulares.

 

Además, la eliminación de estos entes fue una de las condiciones que Cs puso sobre la mesa al PP cuando negociaron el acuerdo de investidura de Mariano Rajoy en agosto de 2016, una petición a la que los 'populares' nunca accedieron. Más recientemente, el pasado diciembre, el partido naranja apoyó una propuesta de Compromís en la Comisión de Política Territorial del Congreso para permitir que las comunidades autónomas pudieran decidir sobre la eliminación de las diputaciones provinciales. Podemos también la respaldó, mientras que el PP y el PSOE la rechazaron.