Actualizado 04:28 CET Versión escritorio
Zamora

¿Cómo reducir el aumento de peso y la inflamación hepática?

El uso de avena se ha asociado a la disminución de la inflamación y a la mejora del metabolismo de la glucosa, los lípidos y el tejido adiposo en las investigaciones experimentales con humanos y animales. 

Publicado el 04.07.2020

El consumo de fibra dietética de salvado de avena y centeno favorece el crecimiento de la microbiota intestinal beneficiosa, que a su vez mejora el metabolismo del colesterol, la función de la barrera intestinal y reduce la inflamación hepática, según un estudio de la Universidad de Finlandia Oriental. Además, han demostrado que las dietas enriquecidas con salvado de avena o de centeno atenuaban el aumento de peso.



 



Los beneficios para la salud de la avena, el centeno y otros productos de grano entero han sido muy estudiados, y su uso se ha asociado a la disminución de la inflamación y a la mejora del metabolismo de la glucosa, los lípidos y el tejido adiposo en las investigaciones experimentales con humanos y animales. Además, se han relacionado con un menor riesgo de obesidad, síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares y diabetes de tipo 2. También se sabe que las diferentes fibras alimentarias tienen diferentes efectos sobre la salud.



 



Hasta hace poco, sin embargo, no se han comprendido bien los mecanismos que subyacen a los efectos sobre la salud de las fibras de salvado de avena y de centeno. Se sabe que las fibras alimentarias inducen cambios en la función de la microbiota intestinal y, por lo tanto, modulan el entorno intestinal de manera beneficiosa. Sin embargo, no está muy claro cómo se asocia esta modulación con las vías metabólicas.



 



El objetivo de este estudio experimental era investigar las diferencias en los metabolitos producidos por la microbiota intestinal y sus interacciones con el metabolismo del huésped en respuesta a la suplementación con fibras de salvado de avena y centeno.



 



El estudio fue un experimento con animales durante el cual se alimentó a ratones con una dieta occidental rica en grasas durante 17 semanas. Dos grupos fueron alimentados con la misma dieta enriquecida con un 10 por ciento de salvado de avena o de centeno. Entre los diversos metabolitos microbianos del intestino, este estudio se centró en aquellos especialmente relevantes para el desarrollo de la enfermedad del hígado graso, que a menudo se asocia con la obesidad.



 



Así pues, se evaluaron los metabolitos microbianos mediante la medición de los ácidos grasos de cadena corta (AGCC) cecales, los ácidos biliares ileales y fecales, y la expresión de genes relacionados con el metabolismo del triptófano.



 



Los resultados sugieren que ambos salvados tienen la capacidad de crear un entorno favorable en el intestino apoyando el crecimiento de microbios beneficiosos. La abundancia de los géneros 'Lactobacillus' aumentó en el grupo de la avena, mientras que los géneros 'Bifidobacterium' aumentaron en el grupo del centeno.



 



A través de estos cambios en la microbiota, la avena modificó la función de los receptores relacionados con los ácidos biliares y el centeno modificó la producción de ácidos biliares, lo que condujo a una mejora del metabolismo del colesterol.



 



Ambas fibras de salvado mejoraron la producción de AGCC, lo que condujo a una mejora de la integridad intestinal, a una reducción de la inflamación del hígado y a la desviación del metabolismo del triptófano a una vía más beneficiosa, es decir, de la síntesis de serotonina a la producción de indolencia microbiana. Además, se demostró que tanto el suplemento de avena como el de centeno atenuaban el aumento de peso asociado a una dieta alta en grasas.



 



El estudio se realizó en el marco de la colaboración en materia de investigación entre el Instituto de Salud Pública y Nutrición Clínica de la Universidad de Finlandia Oriental, el Centro de Investigaciones Técnicas VTT de Finlandia y la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Hong Kong.


COMENTARComentarios