CONFAE pide que los empresarios con caídas en la facturación inferiores al 75% puedan cobrar prestaciones extraordinarias

Sede de Confae.

El compromiso de Ávila y su provincia con el sector turístico y servicios “debe ser mucho más patente", admiten desde la institución

Ávila deja una cifra de parados de 839 este pasado mes, entre los que no se incluyen los afectados por los ERTEs, lo que supone una caída intermensual del empleo de 7%,  un porcentaje por debajo de las cifras de la comunidad, con un 7.97% , y de España,  8.98% A efectos interanuales, el paro ha descendido también menos en Ávila que en el resto del territorio (13.6% en Ávila, 21.1% en España y en Castilla y León un 14.7%).

 

En cuanto a las afiliaciones, el mes de abril deja un descenso de un 1.9% en la provincia, lo que significa que tanto las afiliaciones del régimen general como de autónomos caen en 1.007 personas en nuestro territorio: a 30 de abril, los afiliados en la provincia de Ávila ascienden a 51.240.

 

En cuanto a los autónomos que han recibido la prestación extraordinaria vinculada a la crisis sanitaria en la provincia de Ávila, el número es de 3.847, una cifra que incluye tanto los que han tenido que cerrar obligatoriamente por fuerza mayor como los que han visto descender su facturación en al menos un 75 %, la otra exigencia para poder acceder a esta prestación. 

 

A este respecto, desde CONFAE considera que ese porcentaje del 75% de menor facturación exigida “no puede ser tan elevado”. Por esa razón piden una desescalada gradual en esta medida para que los empresarios, aun teniendo una caída en la facturación inferior al 75% (como por ejemplo un 25% o 50%)  puedan cobrar algún tipo de prestación extraordinaria.

 

Según la confederación, de los 58.000 autónomos que han recibido esta prestación en Castilla y León, el 6.63% la han percibido en Ávila. Los autónomos del territorio abulense que se han visto más afectados por la situación han sido los correspondientes al sector de comercio, hostelería y la construcción y afines.

 

Desde la Confederación Abulense de Empresarios estiman que las medidas “no están siendo todo lo eficaces que quisiéramos”. El compromiso de Ávila y su provincia con el sector turístico y servicios “debe ser mucho más patente”, aseguran. En cuanto a los empresarios y autónomos afectados por la regulación última del Gobierno, publicada el domingo por la tarde, son los pertenecientes sobre todo a los restaurantes, comercios, y servicios.

 

Una incorporación que se produce de forma gradual más lentamente por distintas razones, entre las que destacan la “regulación tardía de las condiciones de apertura, que se ponen en conocimiento de la población a escasas horas de antelación a su vigencia; la escasez de medidas de protección; una normativa centrada en el aplazamiento de tributos y cotizaciones en vez de en su suspensión hasta que se recupere la normalidad; o la lentitud en la aprobación de las convocatorias de ayudas por parte de las administraciones”, aseguran.

 

También destacan las exigencias para la financiación del ICO, que va más allá de lo que establece la normativa. Más del 50% de las solicitudes de autónomos se rechazan a nivel nacional en tanto que en las empresas en general el rechazo está en torno al 27%.