Conflicto por la ampliación de Gaza: la CHD considera inundables La Horta, Olivares y la Candelaria

Plano de zonas inundables de Zamora de la CHD.

El Ayuntamiento de Zamora defiende que es "el último eslabón" para la ampliación y propone plantear nuevos estudios de detalle que permitan conseguir el permiso de la CHD.

La situación del bloqueo del importante proyecto para la ampliación de la fábrica de Gaza en Zamora está generando un importante revuelo en la capital. La cooperativa inició el proceso hace años, pero los tiempos burocráticos y, especialmente, la postura de la CHD han impedido que progrese hasta el punto de que la empresa podría estar planteándose llevarse la nueva fábrica a otro lugar, dentro de la provincia, eso sí. En el conflicto, administraciones y partidos políticos están tomando posiciones. El Ayuntamiento de Zamora lo hace intentando demostrar que la responsabilidad no es suya y este martes su alcalde ha aportado un dato.

 

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha dado cuenta detallada de la situación del expediente de ampliación de la fábrica de Gaza, cuyo Estudio de Detalle fue aprobado inicialmente por el Ayuntamiento en pasado mes de noviembre y sometido a información pública con su publicación en el Boletín Oficial de Castilla y León, el periódico local y en la página web del Ayuntamiento; en el cual el principal requerimiento municipal era la elaboración de un "nuevo estudio económico".

 

En el expediente figuran otros muchos informes de las distintas administraciones y organismos "la mayor parte de los cuales son también positivos", y otros fácilmente subsanables en opinión del alcalde, como el de Patrimonio o el de Medio Ambiente sobre la acometida de agua.

 

El verdadero problema está en el de la Confederación Hidrográfica del Duero que, con el cambio de la normativa sobre inundabilidad, considera inundable toda la zona donde la láctea tiene su factoría y pretende hace rla ampliación, pero también en su totalidad o en parte todos los barrios de la marguen izquierda del Duero, Olivares, La Horta y una parte de la Candelaria. El organismo de cuenca ha rechazado aprobar el proyecto de Gaza precisamente por esto, porque la ampliación en la finca aneja a su actual emplazamiento es, teóricamente, zona inundable por avenida de 500 años. No obstante, ni los más viejos del lugar recuerdan que el agua haya invadido esos terrenos.

 

El alcalde considera que esa limitación sería subsanable con la elaboración de un nuevo estudio de detalle que recoja las indicaciones de la propia Confederación, levantando la edificación hasta la cota marcada mediante algún sistema que perita el retorno del agua en caso de inundación.

 

Pero también plantea la posibilidad de elaborar un nuevo estudio de inundabilidad que justifique una modificación de las cotas establecidas, utilizando nuevos datos e indicadores que no han sido tenidos en cuenta en la elaboración de los planos actuales, como los viales del puente nuevo que entonces no existían y sirven de elementos de contención. Pero eso es algo que corresponde a los promotores.

 

El alcalde reconoce que se ha abierto un debate público importante e incluso ha habido una recogida de firmas par que Gaza se quede en la ciudad, "algo que queremos todos, también el equipo de gobierno municipal", pero considera que se ha dado una "información sesgada que es necesario completar". Y según Guarido, los datos aportados por el equipo de Gobierno vienen a ratificar el hecho de que el Ayuntamiento es el "último eslabón" en el proceso del amplio expediente para la aprobación urbanística que posibilite la ampliación de la industria láctea en su actual ubicación.