Críticas a la decisión de Fomento de limitar la velocidad en la A-66 entre León y Benavente

Presentan una iniciativa en el Congreso por las inaceptables condiciones de la autovía, fundamental para León y Asturias. El Gobierno limita a 100 km/h la velocidad en algunos tramos en mal estado.

El diputado de Foro, Isidro Martínez Oblanca, ha manifestado este lunes que en vez de limitar la velocidad en una autovía "llana y recta" entre León y Benavente, "lo que necesita la A-66 es una reparación urgente del pésimo estado de la calzada". Es una de las primeras críticas a la decisión anunciada por Fomento de limitar a 100 km/hora (lo normal son 120) la velocidad en algunos tramos en los que el firme está en muy mal estado.

 

En este sentido, Foro ha presentado este lunes ante la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados una Proposición de Ley relativa a las "inaceptables condiciones de peligrosidad por no atender el mantenimiento de la autovía y no solucionar los baches, badenes, desperfectos y grietas del firme". El Gobierno no ha ejecutado los 12 millones de euros previstos para arreglar el asfalto en esta conexión vital para Asturias y León, y que pasa por la provincia de Zamora, y para este 2018 sólo hay una partida de una tercera parte de la cuantía.

 

"La comunicación de Asturias y León con la capital de España se ve perjudicada por esas malas condiciones de esta autopista ya detectadas desde hace un año", ha recordado el representante de Foro en el Congreso, por lo que se ha dirigido a la Comisión de Fomento "para instar al Gobierno a acometer con carácter de urgencia en la A-66 León-Benavente a reparar el firme y todas las obras que correspondan para devolverle las condiciones de seguridad acordes con su calificación de autovía".

 

En la exposición de motivos de la iniciativa parlamentaria, Oblanca recuerda que la Autovía A-66 entre León y Benavente (Zamora) sustituyó a la Autopista A-66, planificada y proyectada con peaje por el Gobierno socialista del leonés José Luis Rodríguez Zapatero, y constituye un eje fundamental para el transporte de viajeros y mercancías de entrada y salida hacia León y Asturias.

 

Su inauguración en 2003 permitió ofrecer una alternativa sin peaje a la carretera nacional N-630, hasta entonces uno de los puntos negros más abominables de las carreteras leonesas con gravísimos y frecuentes accidentes de tráfico".

 

Ahora, "el eje radial de comunicación de Asturias y León con la capital de España está en pésimo estado por las malas condiciones de esta autovía que empeoran cada año por falta de conservación", advierte Oblanca en alusión al estado de la autovía.