Cuatro intoxicados en dos casos en Santibáñez de Tera y Santibáñez de Vidriales

El fin de semana se cierra con varios ingresados por intoxicaciones. En Santibáñez de Vidriales, tres operarios de un matadero se intoxicaron por dióxido de carbono, y en Santibáñez de Tera una mujer fue evacuada con intoxicación por una mala combustión de un brasero.

Diez personas han sufrido intoxicaciones por gas en las últimas horas en Castilla y León, siete de ellas en tres de los cuatro sucesos registrados debido al mal funcionamiento o mala combustión de estufas, calefacciones de leña o braseros.

 

El suceso con más afectados se ha producido este sábado, minutos antes de las 21.00 horas, en Alconada de Maderuelo (Segovia), donde cinco personas, tres de ellas niños, han sufrido una intoxicación por inhalar monóxido de carbono, probablemente causado por una estufa de leña, en una vivienda de la calle de la Iglesia. Como consecuencia de la intoxicación, se ha trasladado al Hospital Santos Reyes de Aranda de Duero (Burgos) a tres niños de cinco meses, tres y cuatro años, así como a dos mujeres de 19 y 24 años, Z.E.H. y G.E.G, respectivamente.

 

Por número de personas implicadas, el segundo incidente más grave se ha registrado sobre las 13.30 horas de este sábado en Santibáñez de Vidriales (Zamora), donde tres operarios de un matadero han sufrido una intoxicación, pero en este caso por inhalación de dióxido de carbono. En concreto, se ha evacuado al Hospital Comarcal de Benavente tres varones de entre 23 y 24 años con iniciales A.M, A.R.O. y R.O.M.

 

Otros dos sucesos este domingo en Tudela de Duero (Valladolid) y Santibáñez de Tera (Zamora) han tenido como víctimas a un octogenario y una septuagenaria, ambos intoxicados por inhalación de monóxido de carbono. El primero de ellos, en Tudela, se ha producido en torno a las 11.00 horas, cuando se ha avisado de la intoxicación de un hombre de 83 años, L.C.F, por inhalar monóxido, probablemente por el mal funcionamiento de una calefacción de leña. El octogenario ha sido evacuado al Clínico.

 

En el caso de Santibáñez, suceso que se ha producido antes de las 15.30 horas, la afectada ha sido una mujer de 74 años, A.A.P, que ha tenido que ser evacuada al Hospital Comarcal de Benavente tras intoxicarse, probablemente por la mala combustión de un brasero.

 

 

CONSEJOS

 

Ante la llegada del frío, la Agencia de Protección Civil de Castilla y León ha advertido de la necesidad de extremar la precaución con todos aquellos elementos que se utilizan para dar calor y pueden provocar sucesos de este tipo, que todos los inviernos se repiten. Por ello, en la web del Servicio de Emergencias 112 (www.112.jcyl.es) se dispone de una serie de consejos para saber actuar en caso de que se produzca una situación de estas características.

 

Así, si en un momento determinado, se es víctima de una intoxicación por gas o se tiene que ayudar a algún ciudadano que la padece, se debe tener en cuenta que los síntomas más habituales que puede presentar un paciente son mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos.

 

Ante el más mínimo indicio de esta situación, se deben abrir todas las puertas y ventanas que sea posible para facilitar la entrada de oxígeno y la desaparición del gas venenoso; cortar el gas y evitar toda chispa y focos de calor; no utilizar ningún electrodoméstico que pueda generar una chispa, no encienda las luces ni un mechero ni tocar los timbres de las puertas, ya que podría dar lugar a una explosión.

 

Además, se aconseja colocarse un pañuelo en la boca y la nariz para evitar la intoxicación y, en caso de que alguna víctima no respire, practicar la reanimación cardio pulmonar (RCP) hasta la llegada de los servicios de emergencia. Sobre todo, se aconseja llamar al 1-1-2 y explicar la situación con la mayor precisión posible, ya que al otro lado de la línea hay médicos de emergencias que indicarán cómo actuar hasta la llegada de la asistencia.