Defensa expulsa al guardia civil condenado por el caso de La Manada

Antonio Manuel Guerrero, miembro de 'La Manada', a la llegada a los juzgados de Sevilla

La medida es consecuencia de la ejecución de la sentencia del Supremo. Guerrero ha mantenido las retribuciones económicas hasta este jueves.

Antonio Manuel Guerrero, uno de los condenados por un delito continuado de violación en el conocido caso de 'La Manada', ha perdido desde el 21 junio la condición de guardia civil y militar, según ha publicado este jueves el Boletín Ocial del Ministerio de Defensa.

 

Según el documento ocial, Guerrero perdió la condición de guardia civil y militar el pasado día 21, en virtud del auto de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, que traspone el fallo en informe del Tribunal Supremo. Si bien, los efectos económicos de la expulsión serán a partir de la publicación de este anuncio, es decir, este jueves.

 

El pasado 11 de enero, el Boletín Ocial de Defensa ya publicó la suspensión de funciones del guardia civil Antonio Manuel Guerrero Escudero. La resolución decretaba que este integrante de 'La Manada' pasó a la situación de suspensión de funciones con fecha del 10 de diciembre de 2018, cuando le fue noticada una decisión adoptada cinco días antes.

 

En la misma situación se encontraba el integrante de 'La Manada' que era militar, Alfonso Jesús Cabezuelo, hasta que el pasado mes de octubre fue expulsado de las Fuerzas Armadas en virtud de la Ley de Tropa y Marinería.

 

Entonces la Guardia Civil no podía actuar de la misma manera con Guerrero hasta no existir sentencia rme, ya que los agentes de la Benemérita no están sujetos al mismo régimen disciplinario que los militares.

 

CONDENA DE 17 AÑOS

El Supremo revocó la sentencia de 'La Manada' y elevó las condenas para los cinco acusados a 15 años de prisión por un delito continuado de violación con las agravantes especícas de trato vejatorio y actuación conjunta de dos o más personas.

 

En el caso de Guerrero, el tribunal le condenó a dos años más de cárcel, un total de 17, como responsable del delito de robo con intimidación del teléfono móvil de la víctima.