Derrota amarga para un Real Valladolid que mereció más en el Bernabéu

LALIGA

El Real Madrid tuvo momentos de mucha presencia en el área pucelana, pero los de Sergio supieron aguantar esos momentos para también gozar de ocasiones claras. Sin embargo, fue un rebote el que decantó el choque.

REAL MADRID: Courtois; Ramos, Regulón, Nacho, Odriozola; Kroos, Casemiro, Modric; Bale, Asensio, Benzema. También jugaron Isco, Vázquez y Vinicius.

 

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano, Calero, Olivas, Nacho; Míchel, Alcaraz, Antoñito, Toni Villa; Leo Suárez, Ünal. También jugaron Verde, Plano y Cop.

 

GOLES: 1-0, Olivas (p.p.) 83'. 2-0, Ramos, (p), 87'.

 

ÁRBITRO: Gil Manzano

 

INCIDENCIAS: Partido disputado en el Santiago Bernabéu, correspondiente a la jornada 11 de Liga.

Un buen Real Valladolid se trae una derrota del Santiago Bernabéu. No la mereció, al menos no de esta forma, pero así fue. El partido tuvo momentos de sufrimiento, también de empuje, ocasiones para ambos conjuntos y dos veces que el larguero evitó el gol pucelano. Al final una carambola decantó el resultado.

 

El Real Madrid salió como se espera de un equipo de esa magnitud, a mandar. De hecho logró arrebatar el balón al Real Valladolid y hacer que los minutos se jugasen en campo blanquivioleta, con algún susto serio. La tuvo Benzemá, pero Calero logró desviar ligeramente a un saque de esquina que no cobró Gil Manzano. 

 

También Bale tuvo un cabezazo relativamente fácil que se perdió, y otro que detuvo Masip. Y Casemiro, a la salida de un córner, también tuvo su opción. Supo aguantar el Pucela esos minutos de agobio y poco a poco se asentó sobre el césped del Bernabéu. Siempre con la premisa de sacar el balón jugado, con el timón en los pies de Míchel y Alcaraz, el equipo de Sergio Gonzalez empezó a asumir protagonismo.

 

Antoñito tuvo una de las más claras, tras un pase en profundidad que le quedó mano a mano con Courtois, pero su vaselina se marchó alta. También Ünal con un remate de cabeza desviado dispuso de la ocasión de desequilibrar, y Alcaraz con una falta directa peligrosa que se estrelló contra la barrera. 

 

Tocó achicar agua en los primeros diez minutos tras la reanudación. Casemiro, Benzema, Modric, Bale... todos ellos dispusieron de remates, alguno de ellos muy francos, pero bien la defensa, bien Masip, evitaron que el uno subiera al marcador local. No encontraba forma el Real Valladolid de retener el balón, los pases eran imprecisos y faltaba claridad. Pero pronto iba a cambiar.

 

Un disparo desde fuera del área de Alcaraz que repelió el larguero tras envenenarse al rozar a Kroos anticipó la mejoría visitante. El dominio era blanco, sí, pero el Pucela llegaba con peligro al arco de Courtois, quien tuvo que esmerarse para desviar, antes del 60', un chut de Toni Villa. El gol podía caer en cualquier portería.

 

Y de hecho, el murciano fue quien acarició, cinco minutos después, el gol gracias a un disparo magnífico desde fuera del área que también fue repelido por el larguero. Tomaba el control el Real Valladolid, y movió ficha Sergio sustituyendo a Villa por Verde. También Solari cambió a Bale por Lucas en el 70, en el 73 dio entrada a Vinicius por Asensio, y antes, en el 56, Isco entró al campo por Casemiro.

 

Se enfrió el partido a falta de esos veinte minutos para el final. Óscar Plano ocupó el puesto de Leo Suárez para aportar mordiente al ataque y control del balón, apareciendo entre líneas para desarmar a la ineficaz presión del Madrid. Sin un dominador claro pasaba el tiempo...hasta que la fortuna se alió con los locales.

 

En el minuto 83 Vinicius se internó en el área y disparó. El golpeo iba en dirección al córner, pero en su desviado camino impactó contra Kiko Olivas y se dirigió hacia la portería de Masip, quien se estiró con muchos reflejos, rozó, pero no pudo evitar el desenlace. La inmediata entrada de Cop por Moyano fue el órdago de Sergio, pero en el 87 un penalti a favor de los locales, sin discusión esta vez, fue transformado por Ramos para sentenciar con el 2-0.

 

La próxima jornada, la duodécima, el Real Valladolid recibe en el Zorrilla al Eibar de Mendilibar (sábado 13, 13 horas), rival directo en la lucha por evitar el descenso. El objetivo, a pesar de ocupar provisionalmente la octava plaza, sigue siendo el mismo. Y cada partido el equipo de Sergio demuestra tener mimbres para conseguirlo.

Noticias relacionadas