Detenida en Zamora una experta timadora buscada en tres provincias

Fotografía facilitada por la Policía Nacional de la detención de la timadora.

La mujer, de 71 años de edad, tenía órdenes de detención en Zaragoza, Cáceres y Estepona. Se dedicaba de manera itinerante a los timos de la estampita y el tocomocho, con los que había estafado más de 6.000 euros.

Agentes de la Comisaría de Zamora han procedido a la localización y detención de G.S.A. de 71 años, y nacionalidad española, comprobando que estaba siendo buscada desde el pasado año para su detención  por ordenes emitidas por las Comisarías de Zaragoza, Cáceres y Estepona (Málaga), como autora de varios delitos de estafa (autora o participe en timos del tocomocho y de la estampita) por lo que procedieron a su detención y posterior puesta a disposición judicial junto con las diligencias tramitadas.

 

La detenida cuenta con un amplio historial delictivo, habiendo sido detenida en catorce ocasiones, todas ellas por delitos de estafa, en la modalidad del “tocomocho” o la “estampita”, estando considerada como una experta en dicha modalidad delictiva, perteneciente a uno de los clanes más activos de España. De las investigaciones realizadas se concluye que esta mujer junto con otras personas integrantes del grupo criminal consiguió apoderarse de un total de 6.400 euros de las víctimas y joyas por valor de más de 1.000 eurosLa detenida fue puesta a disposición del Juzgado de Instrucción de Zamora, habiendo acordado el juez la libertad con cargos de la misma.

 

Este tipo de estafa conocida en el argot policial como el “timos de la estampita” y “timo del tocomocho”, son hechos delictivos que a pesar de poseer una fuerte solera en la tradición delictiva de nuestro país, lejos de resultar arcaicos y en desuso, se encuentran en plena vigencia y actualidad, y detrás de cuya comisión se encontrarían grupos delictivos especializados en dicha praxis delictiva, grupos con un carácter permanente y que para evitar ser identificados tanto por víctimas como por integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Tienen un carácter itinerante por todo el territorio nacional, como asi queda demostrado en este caso, ya que esta persona ha sido detenida en otras ocasiones en ciudades como Logroño, Valladolid, Cáceres, etc, asi como en la ciudad de Zamora en el año 1994.

 

Con esta detención, se da por finalizado el dispositivo especial establecido por esta Comisaría de Policía, habiendo logrado la detención dentro del marco de la “Operación Jueves” de un total de tres personas, dos de ellas “infraganti” momento en que la víctima les iba a entregar 15.000 euros, denominada así ya que la mayoría de los hechos que se producían en esta ciudad se realizaban los jueves, asi como el esclarecimiento de al menos cuatro delitos de estafa en ciudades como Granada y otras de esta Comunidad, en los que habían participado los detenidos en Zamora, no obstante se continúan los dispositivos de prevención establecidos por la Superioridad de la Comisaria.

 

 

DOS TIMOS MUY ELABORADOS

 

La comisión de estos timos requiere una alta especialización y un claro reparto de tareas, mostrando sus componentes un alto nivel interpretativo y dramaturgo en la ejecución de sus respectivos roles, consiguiendo de esa forma doblegar la voluntad de las víctimas, a las que llegan a engañar completamente hasta el punto de conseguir que las mismas les hagan entrega de todos los ahorros de los que disponen, en la creencia de que los mismos se verían multiplicados fácilmente.

 

Así en eltimo del tocomocho, la víctima es abordada por una persona que simulando ser desvalido o analfabeto enseña a la víctima unos décimos de lotería “premiados”, momento en que aparece otra persona, generalmente de buena apariencia, que consigue convencer a la víctima que entregándole dinero al primero, al desvalido, les dará varios décimos de lotería premiados. Una vez convencido llevan a las víctimas a las entidades bancarias donde tiene sus ahorros, consiguiendo que saquen grandes cantidades de dinero que posteriormente les entrega a los estafadores, bajo la creencia que ellos le entregaran uno o dos décimos de lotería premiados, y una vez que le entregan el dinero, abandonan a la víctima, siempre bajo alguna excusa, como que baje a comprar un bocadillo, o similares, comprobando un tiempo después la víctima que le han engañado, cuando no vuelve a ver a estas personas.

 

El timo de la estampita consiste en hacer creer a la víctima que uno de los estafadores (tonto)  tiene sobres con mucho dinero, llegando otra persona del grupo (listo), convenciéndole que pueden repartirlo entre ambos. Generalmente, la víctima se confunde al ver que en el interior del sobre hay dinero, aunque este es falso, entregando su dinero a cambio del sobre.