Detenida la banda responsable de la ola de robos violentos en Zamora

Ingresan en prisión cuatro personas como presuntos autores de varios robos con violencia e intimidación en Zamora. Llevaban toda la semana actuando en la capital, donde se dedicaban a dar tirones en los que empleaban una gran violencia.

La Policía Nacional ha detenido en Zamora a cuatro ciudadanos portugueses, que han ingresado en prisión, como presuntos autores de varios delitos de robos con intimidación y lesiones ocurridos en distintos puntos de la ciudad. Los primeros hechos, según han explicado fuentes de la Comandancia en una nota de prensa, se produjeron en la mañana del martes pasado cuando dos mujeres asaltaron a la puerta de su vivienda a una ciudadana con la intención de quitarle el bolso, cosa que no lograron. Ante la resistencia de la víctima no dudaron en usar un objeto cortante produciéndole heridas en las manos y en el cuello.

 

Después de ello atacaron con la misma agresividad a una madre que estaba metiendo a su hijo en el coche y que había dejado el bolso en el asiento del vehículo, esta vez sin que se produjeran heridas de consideración. Las dos mujeres autoras de los hechos fueron recogidas por un vehículo con matrícula portuguesa y se dieron a la fuga.

 

Tras conocer lo sucedido los agentes iniciaron los contactos oportunos a través del centro de cooperación policial y aduanera con Portugal sito en Alcañices - Quintanilla y se logró determinar que el coche en el que iban los fugados había sido robado a punta de navaja el día anterior en la localidad de Mirandela (Portugal). Tras lo ocurrido se estableció un dispositivo de búsqueda en distintas zonas de la ciudad para intentar localizar a los autores de los hechos, y los delitos continuaron.

 

Al día siguiente uno de los integrantes de la banda abordó a una señora en el aparcamiento de un supermercado intentando sustraerle el bolso y las llaves del coche sin conseguirlo pero no dudó en esgrimir un arma blanca y lesionar a la dueña del vehículo que opuso gran resistencia por lo que el individuo salió corriendo. Ante los gritos de socorro, otra mujer, testigo de los hechos, persiguió a la carrera al delincuente hasta darle alcance y le retuvo unos minutos hasta la llegada de los indicativos policiales que fueron avisados por los empleados del establecimiento donde sucedieron los hechos. 

 

Una vez rastreada la zona se localizó en una casa abandonada a los otros tres compinches que estaban esperando a ser recogidos por el detenido. También se logró recuperar el vehículo sustraído en Portugal. Los cuatro detenidos de nacionalidad portuguesa, dos hombres y dos mujeres de entre 25 y 50 años, sin antecedentes en España, fueron puestos a disposición judicial y una vez concluidas las diligencias el Juzgado ha acordado su ingreso en prisión.