Detenido por extorsionar a un anciano y amenazar con matarlo si no le pagaba 1.000 euros

El hombre detenido, de 37 años, era vecino del amenazado, de 73, y conocía numeroso detalles de su vida personal. Los hechos tuvieron lugar en Alicante.

La Guardia Civil ha detenido en Cocentaina (Alicante) a un hombre de 37 años por presuntamente llamar por teléfono de forma anónima a su vecino de 73 años y amenazar con matarlo si no le pagaba 1.000 euros. El anciano fue extorsionado durante semanas y tenía mucho miedo porque su interlocutor conocía su domicilio y sabía que vivía solo, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

 

Las investigaciones se iniciaron después de que la víctima acudiese al cuartel de Cocentaina para denunciar que sufría una extorsión desde hacía tres semanas. Manifestó que una voz de hombre le llamaba por teléfono y lo amenazaba de muerte si no le entregaba esa cantidad.

 

Según la Benemérita, estas llamadas provocaban "pavor" en la víctima porque quien las hacía sabía muchos datos del anciano: su nombre completo, su domicilio, que vivía solo, el coche que conducía e incluso otros detalles de su vida personal.

 

Ante esta situación, los guardias civiles prepararon un dispositivo para dar con el sospechoso y concertaron una cita entre él y el hombre en un parque de la localidad. Sin embargo, el primer intento de encontrarse con el autor de las llamadas no fue fructífero, ya que cuando el hombre intentó aproximarse al anciano había varios testigos alrededor y solo le dejó una nota en el parabrisas del coche para ordenarle que cogiera el teléfono.

 

El sospechoso llamó minutos después al hombre y, en un tono agresivo, le instó a volver al parque y dejar un sobre con 1.000 euros cerca de una fuente.

 

PERSECUCIÓN

 

Efectivos de paisano se apostaron en las inmediaciones y prepararon un señuelo con un sobre y varios papeles en blanco en vez de billetes para que la víctima los dejase en el lugar señalado. Al poco tiempo, un hombre se acercó en bicicleta hasta el lugar, cogió el sobre y continuó su marcha pedaleando a alta velocidad.

 

Los agentes iniciaron entonces una persecución hasta alcanzar al sospechoso. Algunos ciudadanos increparon a los guardias civiles, que no llevaban uniforme, porque creían que estaban agrediendo al hombre de la bicicleta, ya que este opuso gran resistencia.

 

Finalmente, lograron reducir al individuo y se identificaron a los ciudadanos para su tranquilidad. Entre las pertenencias del hombre hallaron el sobre con el señuelo y un trozo de papel con el número de teléfono de su víctima.

 

Los investigadores averiguaron más tarde que el hombre conocía tantos datos del anciano porque era su vecino. El sospechoso fue arrestado por los presuntos delitos de extorsión y amenazas graves. Ha quedado en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: