Detenidos tres pirómanos que quemaron seis coches y una casa en Zamora desde 2009

Uno de los coches calcinados.

La Guardia Civil ha detenido a tres personas relacionadas con el incendio de una casa en Venialbo en 2009: se esclareció porque son los mismos que quemaron seis coches entre 204 y 2016.

La Guardia Civil de Zamora ha detenido a tres personas por la presunta autoría de siete incendios desde 2009, uno de ellos en una casa habitada en el municipio de Venialbo. La investigación, según han explicado fuentes de la Comandancia, se inició en verano de 2016 cuando en la madrugada del día 16 de agosto los agentes tuvieron que acudir a un incendio en la localidad de Venialbo, en una casa habitada.

 

Las primeras observaciones determinaron la existencia de tres focos, lo que hizo temer que fuera provocado, algo que los especialistas en incendios de Castilla y León terminaron por confirmar. La Guardia Civil de Zamora inició entonces las correspondientes investigaciones con la finalidad de identificar y detener a los responsables de este hecho delictivo, que finalmente tuvo vinculación con otros incendios ocurridos entre los meses de marzo de 2014 y febrero de 2016 y donde se quemaron media docena de vehículos.

 

 

ENCARGOS POR DINERO

 

Una vez recabados suficientes indicios y otros elementos probatorios, las investigaciones determinaron que los incendios de los turismos estaban relacionados con el incendio de la vivienda de Venialbo en el año 2009, y se confirmó que los autores materiales, supuestamente, recibían dinero en metálico de una tercera persona que le encargaba la comisión de estos ilícitos penales.

 

Durante la mañana del día 11 de marzo se procedió a la detención de dos varones, con residencia en Zamora capital, como supuestos autores materiales de los siete delitos de daños mediante incendio y la detención de un tercer varón con residencia en Villaralbo como supuesto inductor de los mismos.

 

A uno de los detenidos se le incautaron seis plantas de marihuana (con un peso de 400 gramos), dos botes con cogollos de la misma sustancia (con un peso de 675 gramos), dos picadores de la mencionada sustancia y una báscula de precisión (la cual simula ser un cenicero), procediendo por estos hechos a imputarle un delito contra la salud pública.

 

La Guardia Civil no ha cerrado todavía la práctica de diligencias de investigación, y continúa con las mismas, al objeto de determinar la posible implicación de alguna de estas personas en otros ilícitos penales, así como, de posibles colaboradores que de alguna manera hayan podido facilitar la acción delictiva de los anteriores en estos u otros hechos. Las diligencias instruidas, efectos intervenidos y personas detenidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Guardia de Zamora, que decretó la libertad con cargos de los tres.