Diego Matamoros desvela el lado más oscuro de la relación entre Makoke y Kiko

Diego Matamoros desvela el lado más oscuro de la relación entre Makoke y Kiko

Diego Matamoros ha aprovechado la 'guerra' entre Kiko y Makoke para sentarse en el plató de Sábado Deluxe para cargar contra la que fue mujer de su padre y desvelar algunos de los episodios más oscuros.

"Es una sinvergüenza, en una ocasión escupió a mi madre", ha recordado Diego sobre la relación con Makoke, aunque sus declaraciones más fuertes de la noche eran: "Makoke llegó a intentar convencer a mi padre de que su hija pequeña no era de él, tenía inquina con Irene, incluso no quiso que pagáramos su universidad", asegura dejando impávidos a todos los colaboradores.

Diego cree que su padre "perdió la cabeza por Makoke, todo lo que decía tenía que hacerse", además añade que esa casa fue un auténtico campo de batalla donde siempre se discutía y hablaban a gritos y sentencia: "Kiko nunca ha superado su ataque de cuernos, porque Makoke ha seguido con ese señor".

"Kiko ha perdido la cabeza, este hombre ya no es el que era hace años", continuaba Diego, asegurando que "no se veía preparado para cortar y empezar de cero, y además, la necesitaba económicamente". Además, ha explicado que: "Me fui a vivir con ellos porque mi padre nos quitó la pensión y no teníamos ni para comer".

A pesar de la dureza de las declaraciones, Diego ha intentado un acercamiento con su padre y culpabilizando de toda la situación que han vivido a Makoke, sin embargo, Kiko ha conectado en directo con el programa y ha atacado duramente a su hijo: "Hay formas más honestas de ganarse la vida que la de este muchacho, deja de enredar y de inventarte la vida de la gente", aseguraba Kiko, que muy enfadado dejaba la conexión por la mitad y abandonaba su participación en el programa.

"Kiko ha alzado la voz y me ha dicho que soy una pesada, Cristina ha tenido que pedirme perdón, y me ha dicho que estaba muy tenso", ha comentado la reportera que se encontraba a su lado, que ha asegurado que el momento fue de lo más desagradable, tanto como esta guerra que parece no tener fin.