Dos goles y poco más, y el GCE Villaralbo se jugará la lucha por el ascenso en la vuelta

El GCE Villaralbo cede un empate, 1-1, que le va a complicar la continuidad en las eliminatorias de ascenso a Segunda B. Un golazo de Garban y otro no menos bueno del Cerceda dejan la solución para la vuelta.

El GCE Villaralbo irá en situación complicada al campo del Cerceda el próximo fin de semana y con el riesgo de caer eliminado a las primeras de cambio en su primera intentona de subir a Segunda B tras un partido muy flojo en el que los zamoranos no han aprovechado el factor campo y han cedido un gol que les va a complicar mucho la existencia. El 1-1 final refleja lo ocurrido, con dos equipos que no hicieron lo suficiente para merecer mucho más, aunque con algún matiz.

 

De hecho, lo mejor del partido fueron los dos goles... y poco más, porque el juego de ambos conjuntos se compuso, con contadas excepciones, de un conjunto de imprecisiones, errores y fallos que en el más benévolo de los casos se podría describir como una intesa guerra en el centro del campo. En realidad, fue un compendio de mal juego y miedo a estropear la eliminatoria en el primer partido.

 

Eso sí, hubo excepciones. En el GCE hay que anotar las de Garban y Conde en las bandas, de dónde salió lo mejor de ambos equipos. Garban se mostró muy peligroso por la banda izquierda y de una arrancada al interior salió el 1-0, un zapatazo que entró imparable por la escuadra, un auténtico golazo que llevaba el júbilo a la grada.

 

Sin embargo, y aunque tuvo fases de dominio, el tanto no sirvió para asentar al GCE que no aprovechó la ventaja de conocer mejor las reacciones de su césped artificial. En la segunda parte las tornas se dieron la vuelta, con mayor domino del Cerceda, pero sin nada de juego por parte de los gallegos. Sin embargo, sí apretó más arriba y en una de sus llegadas un ex del Zamora CF como Granada se sacó un boleón que se cayó como un obús y sorprendió al meta local para convertir en el 1-1.

 

A partir de ahí, nada más a pesar de los cambios y una eliminatoria que queda para la vuelta dentro de una semana en tierras gallegas donde el conjunto zamorano está obligado a ganar para seguir camino en el largo periplo del ascenso a Segunda B: lo contrario abriría la puerta de las vacaciones.

Noticias relacionadas