Dura derrota de un MMT Seguros desconocido ante un rival directo

Iñaki intenta frenar a un atacante del Huesca. Foto: F. Oliva
Ver album

El MMT Seguros ha caído con claridad ante el Huesca (24-30), un rival directo que ahora alcanza a los zamoranos. Mal partido de los 'pistacho', que no encontraron su ritmo ni el acierto en casi ningún momento. Discutible actuación arbitral.

MMT SEGUROS - 24

BADA HUESCA - 30

 

MMT Seguros: Miranda, Fernando, Camino (3), Jortos (3), Reyes (6), Peli, Alonso (4); Isma (1), Octavio (4), Iñaki (1), Ceballos (1), Luisín (1), Guille, Carletes, Catanas (p.s.).

 

Bada Huesca: Savic, Marcelo (3), Cartón (5), Nolasco (2), Novelle (5), Ugarte (6), Ancizu (2); Cruz (4), Casado, Melida, Rasic (2), Víctor (1), Hernández, Mira

 

Árbitros: Alberto Rodríguez y Juan José Gude. Excluyeron a los locales Miranda y Carletes y a los visitantes Cruz, Marcelo, Hernández, Mira y Víctor.

 

Incidencias: partido disputado en el pabellón municipal Ángel Nieto de Zamora ante unos 1.400 espectadores. Antes del comienzo, se desplegaron pancartas de apoyo a los jugadores locales Salinas y Posado, lesionados ambos. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas del accidente de aviación en los Alpes.

El MMT Seguros Zamora ha cuajado uno de sus peores partidos en casa esta temporada y ha caído con claridad ante un rival cualificado como Bada Huesca, equipo europeo (ha jugado Copa EHF esta temporada) que por cuestiones del deporte está inmerso en la emocionante lucha de los puestos de cola. Los 'guerreros de Viriato'  han recibido lo que se puede considerar un severo correctivo a pesar de que nada hacía presagiar el resultado. Pero así es esta Liga, que augura un carrusel de emociones para los que lucha por la permanencia, caso del MMT, que ha pasado en una semana de la euforia de ganar en Puerto de Sagunto al bajón de esta derrota.

 

La clave fue que, en términos generales, el Balonmano Zamora no estuvo fino. No encontró su ritmo de juego en ningún momento, mientras el Huesca llegó y anotó con facilidad en casi todo momento. Con todo, el MMT aguantó los 20 primeros minutos con cierta continuidad en ataque y con algunas buenas defensas y paradas de Miranda. Pero cuando se perdió la fluidez, los goles empezaron a caer en contra y del 8-10 se pasó a rentas de cuatro y cinco goles, con la que acabó la primera parte.

 

Los primeros 30 minutos se cerraron con una decisión paradigmática de lo ocurrido en otro de los aspectos del juego: el arbitraje. Lo dijo después Eduardo García Valiente, y es cierto, el MMT no perdió este sábado por el árbitro, pero fue muy discutible. Lo que en un lado eran contactos al límite en el otro era una permisividad menor. Las quejas no tardaron en llegar desde el lado zamorano y uno de los más enfadados era Miranda. El portero fue excluido por protestar otra mala decisión: el último minuto de la primera parte se escapó sin jugar porque el colegiado, pendiente de no se sabe qué, no paró el tiempo

 

Así que el MMT empezó la segunda parte en inferioridad y con Catanas en la portería. Y teniendo que jugar contra otra circunstancia permitida por el equipo arbitral. Huesca, consciente de su ventaja, empezó a estirar el tiempo y varió claramente, a más lento, su iniciativa ofensiva sin que fuera penado con infracciones por juego pasivo.

 

Esto terminó de desesperar a los zamoranos, pero no era su mayor problema. Seguía costando mucho entrar en la defensa oscense y, cuando se lograba aparecía el mejor Savic, que sacó muchas bolas y contó con la suerte de que hasta siete se fueran al palo.

 

La ventaja se fue estirando sin que García Valiente pudiera hacer gran cosa. Los hombres más en forma del equipo, Isma Juárez y Camino, no tuvieron su mejor día: el primero muy vigilado y el segundo, tocado en la mano. Octavio y Jortos tiraron de casta para intentar sujetar al equipo y también se contó con Andrés, muy adaptado a su juego en el pivote (4 de 4 en lanzamientos). No fue suficiente. Huesca anotaba con facilidad y aprovechó los muchos errores en las entregas en ataque del MMT para sumar a la contra y la potencia de sus 'bombarderos' en el juego de circulación. El final sirvió para maquillar el resultado, que llegó a ser de diez goles abajo, y para que los canteranos tuvieron sus minutos: Catanas volvió a campo y lo hizo bien y Luisín marcó su primer gol de Asobal en casa. Ahora, a pensar en Benidorm, último partido antes de recibir a los 'Champions' Barça y Naturhouse.

Noticias relacionadas