Duras críticas al derribo de la capilla del Hospital Provincial con Ayuntamiento y Junta en funciones

PSOE e IU anuncian su protesta contra el derribo de este singular edificio, que se ha hecho a pocos días de la constitución del nuevo Ayuntamiento y pese a las protestas vecinales.

La Junta de Castilla y León ha comenzado este lunes la segunda fase de las obras de ampliación y reforma del Hospital Provincial de Zamora en la que se procederá a la construcción del nuevo bloque de consultas externas, una vez finalice el derribo del antiguo edificio de hospitalización, y también se ha iniciado el derribo de la capilla, una decisión polémica y que parte de la ciudadanía trató de evitar. Esta decisión, tomada cuando tanto el Ayuntamiento como la Junta están en funciones, y con el precedente del rechazo que había generado en las últimas semanas esta opción, ha recibido sonoras críticas.

 

Hace semanas, desde que se concretó el derribo que contemplaba desde el primer día el proyecto del nuevo Hospital Provincial, que han arreciado las protestas contra la ejecución del derribo que ha empezado a hacerse efectiva este lunes. Y los partidos políticos de la oposición, IU y PSOE, han criticado que se haga precisamente ahora, con el gobierno municipal en funciones y con las Cortes sin constituirse; además, puede ser una de las últimas decisiones en las que participe el actual equipo de Gobierno en el Ayuntamiento, ya que es muy probable que Francisco Guarido, de IU, sea el próximo alcalde.

 

Tanto IU como el PSOE han anunciado que recurrirán esta decisión en el próximo pleno porque les parece una venganza por los resultados electorales. Desde el PSOE han calificado la decisión como un "lamentable gesto de prepotencia y de asalto a la democracia" y critican que "el PP toma decisiones de no marcha atras en funciones". Por su parte, en un mensaje en sus redes sociales IU asegura que "las máquinas se han apresurado a derribar la capilla del hospital antes de que entraramos en el gobierno municipal" y que deberian haberla catalogado como edificio protegido.

 

El proyecto aprobado de esta segunda fase contempla la demolición de la capilla que ha comenzado este lunes, una decisión muy criticada y contra parte de la opinión pública, en cuyo espacio van ubicadas consultas externas en varias plantas, parte del acceso principal, ascensores, escalera de evacuación, pasillos, acceso de comida desde la línea fría y parte de la urbanización, así como otros servicios. La planimetría del nuevo hospital reserva para el espacio actualmente ocupado por la capilla un nuevo aparcamiento.