Educación cumple sus reglas y las vacaciones de Semana Santa no trastocarán los trimestres escolares

Fotos: F. Oliva

Las vacaciones de Semana Santa de 2019 coincidirán con las procesiones como prefieren muchos ayuntamientos... y no afectarán a las evaluaciones, como quiere Educación.

Las vacaciones escolares de Semana Santa volverán a coincidir con el ciclo procesional durante 2019, atendiendo a un criterio de la consejería de Educación más que a las demandas de las juntas de cofradías. Así se ha determinado en el proyecto de calendario para el curso 2018/2019 publicado por TRIBUNA este martes. Un calendario en el que se han colocado estas vacaciones atendiendo a las necesidades pedagógicas.

 

El año pasado, Educación decidió retrasar las vacaciones del período de Semana Santa. Tras anunciar en el primer borrador que iban a ser del 23 de marzo al día 1 de abril, se desplazaron hacia adelante una semana: se celebraron del 28 de marzo, un día antes de Jueves Santo, al día 6 de abril. El motivo de la petición, unánime entre los sindicatos, era ganar una semana de clase para que la evaluación correspondiente no quedara demasiado corta. Un criterio en el que la consejería está de acuerdo.

 

Si se hubiera obrado igual para 2019, las vacaciones hubieran quedado muy atrás en el calendario porque el Jueves Santo caerá en 18 de abril: con once días, se hubiera ido a mayo. Eso hubiera ajustado demasiado el trimestre, muy descompensado. Al adelantarlas se consigue que coincidan con el ciclo procesional y se logra tiempo para las evaluaciones del segundo trimestre: están fijadas para antes de las vacaciones a las que los alumnos se irán con ellas hechas.

 

Esto es posible porque el año pasado, la cartera de Fernando Rey publicó una orden en la que fijaba las 'reglas' para establecer los períodos vacacionales escolares. Detrás de esta decisión, la necesidad de acotar las vacaciones de Navidad y, especialmente, de Semana Santa, las que más trastocan el calendario. Según la nueva orden, se pueden fijar en el calendario "contando con al menos cinco días laborables antes o después de los festivos establecidos para la Semana Santa". La norma se cumple para el próximo año: empiezan cinco días antes del Jueves Santo y tiene otros cinco días por delante del Viernes Santo.

 

Con esta norma, se pretende cumplir otra premisa de Educación que quiere que las vacaciones de Semana Santa se fijen "atendiendo a cuestiones organizativas y pedagógicas, de forma que se consiga el máximo equilibrio posible entre los días lectivos del segundo y tercer trimestre". Y es que el calendario lunar que establece los festivos y las procesiones está 'reñido' con el calendario escolar.

Noticias relacionadas