El alquiler público de bicicletas espera una segunda oportunidad en Zamora

Bicicletas del antiguo sistema de alquiler municipal de Zamora.

Zamora pasa de ser una de las primeras capitales en tener servicio público de alquiler a descartar el sistema por la falta de usuarios. En 2019 hay una propuesta para recuperarlo.

La relación de Zamora con el uso de la bicicleta es una historia de altibajos. La capital fue una de las primeras en estrenar un sistema público con el que los zamoranos podían alquilar una bicicleta y partía con ventaja en el despliegue de la bici como medio de transporte alternativo a los convencionales, más ecológico y muy económico. Sin embargo, no ha encontrado su sitio.

 

Zamora sigue dando pasos para la integración de la bicicleta en su modelo de movilidad. Al anuncio  de las medidas para regular la circulación en bici en el casco antiguo, se suma el diseño de nuevos carriles bici. El Ayuntamiento de Zamora ha empezado a trabajar ya conjuntamente con la Asociación de Amigos de la Bici "BiciZamora" para consensuar el trazado del nuevo eje transversal de carril bici  que unirá el Bosque de Valorio y la Avenida Cardenal Cisneros por las calles Obispo Nieto y Villalpando. Sería el paso definitivo para implantar la bicicleta como medio de transporte.

 

Sin embargo, una 'pata' falla en este dibujo: el sistema público de alquiler de bicicletas. La idea fue implantada hace años con varias bases y una bicicletas verdes; se regían por un sistema informático que gestionaba su uso. Sin embargo, y tras unos primeros años de mucho éxito, su demanda fue cayendo paulatinamente hasta caer en el olvido. En mayo de 2015 se dejó de prestar, justo cuando se volvía a abrir la temporada (el servicio no funcionaba en invierno); en julio de 2015 el actual equipo de Gobierno puso de nuevo en servicio el alquiler municipal con 40 bicicletas, pero con muchos problemas. Al final, se decidió dejar de prestarlo y en estos momentos el servicio no está activo.

 

Hace unos meses se anunció el cambio radical del sistema de alquiler, todavía pendiente de aplicar. El actual equipo de Gobierno se encontró un sistema en mal estado, con bicicletas deterioradas y obsoletas y un sistema informático inútil. Había que tirarlo todo a la basura. La solución ha sido plantear un sistema con un único punto de recogida en el parque de San Martín, con nuevas bicicletas de aluminio, más ligeras y adaptadas a los distintos usuarios, por lo que las habrá de uso urbano, de estilo mountain bike e infantiles. El préstamo será gratuito, con el depósito de una fianza previa de 10 euros para responder a posibles desperfectos, que se devolverán con posterioridad. El asunto está pendiente de licitación y hay una iniciativa de los presupuestos participativos que lo respalda.