El análisis de la investidura muy 'estilo Juan Carlos I' de Felipe VI

Acto de jura del cargo de Pedro Sánchez este miércoles. Foto: Casa del Rey

"Ocho meses para 10 segundos", ha dicho Sánchez, a lo que el Rey  ha respondido: "Ha sido rápido, simple y sin dolor. El dolor vendrá después".

El acto de jura del cargo de este miércoles en el que Pedro Sánchez se ha convertido de nuevo en presidente del Gobierno ha sido un 'duelo' de frases por parte del nuevo presidente y del Rey. El Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han protagonizado un breve intercambio de bromas tras la ceremonia de promesa del jefe del Ejecutivo y la fotografía con los poderes del Estado. "Ocho meses para 10 segundos" ha dicho Sánchez, en alusión al largo periodo que ha estado en funciones y a la brevedad de la ceremonia de promesa.


"Ha sido rápido, simple y sin dolor", ha sido la respuesta del Rey y, tras una breve pausa, ha añadido bromeando, "el dolor vendrá después". Sánchez también ha reconocido, en el mismo tono distendido, que los políticos le han dado al Rey "muchas preocupaciones".

 

Sánchez ha prometido su cargo ante el Rey por segunda vez, ante un ejemplar de la Constitución y, de nuevo, sin crucifijo ni Biblia. Así, ha cumplido con la fórmula de prometer por su "conciencia y honor" el compromiso de "cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno, con lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros".