El antiguo y estrecho paso bajo la vía del tren en Pinilla ya es historia

Nueva estructura del paso inferior de la vía férrea en Pinilla. Foto: F. Oliva

La vieja estructura ha desaparecido y ya se ve parte de la nueva, con un mayor ancho que dará cabida a carriles 'normales' y acera.

El antiguo paso del tren de la carretera de Cañizal, en el barrio de Pinilla, ya es historia. El avance de las obras para ampliar este paso, que se había quedado estrecho para el tráfico que soporta, ha hecho desaparecer la antigua estructura y ya se puede ver la nueva, con unas dimensiones que permitirán un ancho de calzada normal y la presencia de aceras.

 

Las obras todavía no han culminado pero el viejo paso ya no existe y pronto estará terminado el nuevo. Por ahora, el tráfico sigue cortado como ocurre desde mediados del mes de abril, cuando empezaron las obras en el paso bajo la línea férrea. Los cortes se iban a prolongar durante tres meses, plazo que ya se ha superado, estableciéndose los desvíos alternativos a través de la N-630 hacia el puente de los Tres Arboles, para el acceso a la ciudad, y a través de la carretera de Salamanca para la salida.

 

El presupuesto de ejecución de las obras es 200.000 euros, que serán financiados íntegramente por el Ayuntamiento ante la falta de compromiso económico por parte del Ministerio de Fomento o Adif, como propietaria de la vía del ferrocarril, a pesar de los cual si han dado su visto bueno al proyecto y facilitarán la acometida de las obras.

 

Las obras suponen la ampliación de los poco más de seis metros de calzada actuales a veinte metros de anchura total, incluidas las aceras laterales con lo cual va a quedar un paso totalmente desahogado, con plena seguridad para los vehículos y para los peatones. Con la ejecución de este proyecto se resuelve unproblema de seguridad vial en una de las salidas de la ciudad más  concurrida y cumple también un compromiso largamente demandado por los vecinos del barrio de Pinilla. Este paso lo usan a diario unos 10.000 vehículos y por eso hace años que se pide su ampliación, tanto para los coches como para los peatones.