El asesinato del matrimonio de origen zamorano genera críticas y un intenso debate en Bilbao

Portal del barrio de Otxarkoaga (Bilbao) donde fueron encontrados los dos ancianos muertos. Foto: EP

Eñ alcalde de Bilbao pide responsabilidad a los que están "cómodos en instalar" la "alarma social" tras crimen de Otxarkoaga. "Al barrio no se le puede señalar con el dedo diciendo que es inseguro", afirma Aburto en medio de las críticas del PP y la reflexión del Gobierno vasco.

El alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, ha apelado a la "responsabilidad de un conjunto de agentes que pueden estar cómodos en instalar cierta alarma social". "A veces, por criticar al alcalde o por pegarle una patada se la estamos pegando a la ciudad", ha incidido. En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, el primer edil se ha referido, entre otras cuestiones, al doble crimen de octogenarios ocurrido en el barrio de Otxarkoaga y a la detención de tres menores en relación a estos hechos. "Trabajamos para recuperar sensación de seguridad y para demostrar que en Bilbao todos los grandes eventos pueden ser posibles", ha añadido.

 

Según ha resaltado, es importante que, ante hechos "de tanta trascendencia", la ciudadana "pueda recuperar la confianza en las instituciones y la policía". "Es importante que, ante esta concatenación de hechos, todos y cada uno de los delincuentes que han cometido hechos tan dramáticos estén detenidos y ahora la justicia debe pronunciarse. Por eso trasladamos un mensaje firme, para que sepan que quien la hace la paga", ha subrayado. Por otro lado, el alcalde ha considerado necesario una reflexión social "más amplia para ver los múltiples factores" que inciden en una situación complicada como es "la de menores que delinquen llegando a matar".

 

 

"MENTES INTERESADAS"

 

De este modo, ha lamentado que se trate de "reducirlo" a una cuestión de seguridad por parte de "algunas mentes interesadas" y medios de comunicación que parecen "cómodos en un ambiente en que se genere alarma social". "He trasladado la idea de que haremos todo lo posible desde el ámbito de la seguridad para implementar los recursos necesarios y trasladar una imagen de ciudad segura. La mayor presencia policial nos genera una sensación de seguridad, pero sabiendo que reducirlo a una cuestión de seguridad es un reduccionismo simplista", ha argumentado.

 

El lehendakari se ha a los "días convulsos" que se están viviendo por los sucesos violentos ocurridos en las últimas semanas en Bilbao, como el doble crimen de Otxarkoaga o la muerte de Ibon Urrengoetxea cuando le robaban, y los ha calificado de "hechos crueles e intolerables". No obstante, ha defendido que Euskadi es "referente de seguridad" y ha mostrado su compromiso de "seguir trabajando entre todos para mejorar" la Comunidad Autónoma Vasca. Sin embargo, la secretaria general del PP del País Vasco, Amaya Fernández, ha señalado que los datos del Gobierno Vasco y el Ministerio del Interior "evidencian" un problema de seguridad en Bilbao y ha solicitado una revisión estructural del modelo de seguridad para la capital vizcaína.

 

Además, ha valorado que son muchos los ciudadanos que le trasladan que pasean "tranquilos por la calle, que somos una ciudad ejemplar...". "Sé que decir esto ahora es complicado, pero es una realidad que existe y que es bueno ponerla encima de la mesa. De todas formas, lo más importante es que la ciudadanía tenga la sensación de seguridad. Es algo básico y fundamental", ha afirmado.

 

Por ello, ha advertido de que, "a veces, por criticar al alcalde o por pegarle una patada se la estamos pegando a la ciudad". "Los alcaldes pasamos, pero la ciudad sigue estando ahí. Por eso, apelo a la responsabilidad de un conjunto de agentes que pueden estar cómodos en instalar cierta alarma social y yo ante eso me rebelo", ha sostenido.

 

 

Cuestionado por las voces críticas que han denunciado que lo acaecido en Otxarkoaga "se veía venir", Aburto ha recordado que el pasado viernes mantuvo una reunión con asociaciones de vecinos que tienen "un componente reivindicativo al que no quiero que renuncien". "Al barrio de Otxarkoaga no se le puede señalar con el dedo diciendo que es inseguro", ha añadido. Además, ha reconocido que en la Villa "hay cosas que mejorar, pero es uno de los territorios de Euskadi donde el desarrollo económico y urbano va a acompañado de la cohesión social". Asimismo, ha incidido en que el Ayuntamiento no renuncia "ni un ápice" a su "responsabilidad" cuando suceden este tipo de hechos, pero esta responsabilidad "es compartida y la reflexión debe ser más amplia".