El Atlético Valladolid vence a Zamora a pesar de un inicio de partido dubitativo

ATLÉTICO VALLADOLID

El conjunto vallisoletano se mostró de nuevo irregular e inestable en la primera parte pero la mejoría defensiva permitió dar la vuelta al marcador en la segunda parte y llevarse el triunfo sin agobios finales (30-22).

FICHA TÉCNICA

 

Recoletas Atlético Valladolid (30): Javi Díaz (portero), Adrián Fernández (3), Fernando Hernández (3, 2p), Rubén Río (5), Abel Serdio (4), Gonzalo Viscovich (3), Víctor Rodríguez (1) -siete inicial- Diego Camino (-), Héctor González (-), Alex Garza (-), Roberto Turrado (1), César Pérez (portero), Roberto Pérez (3), Jorge Serrano (3), Miguel Camino (3) y Miguel Martínez Lobato (1)

 

MMT Seguros Zamora (22): Carlos Calle (portero), Sebastián Ceballos (3), Marc Abalos (-), Ander Iriarte (3), Jorge Martín ‘Jortos’ (5), Gastón Mouriño (1), Facundo Cangiani (1) –siete inicial- Fernando Ruiz (-), Anderson Dos Santos Silva (2), Luis Cano ‘Peli’ (3), Octavio Magadán (2), Raúl Maide (-), Luis Posado (portero), Iñaki Gómez (1), Adri Prieto (1).

 

Parciales cada 5 minutos: 1-3, 4-5, 6-7, 7-8, 10-10, 14-12 -descanso- 15-14, 18-16, 21-18, 24-18, 26-21 y 30-22

 

Árbitros: Enric Escoda Pérez y Roland Sánchez Bordeta. Excluyeron a Anderson Dos Santos (19’), Marc Abalos (28’), Víctor Rodríguez (32’).

 

Pabellón: Huerta del Rey (Valladolid) 8ª jornada de Liga Asobal. 2.057 espectadores.

El Recoletas Atlético Valladolid consiguió su cuarta victoria de la temporada, ante el MMT Seguros Zamora (30-22) en un partido en el que sufrió mucho en el inicio pero en el que los vallisoletanos terminaron por imponerse gracias a su mejoría defensiva en la segunda mitad. El triunfo sirve a los gladiadores azules para mantenerse en la zona alta de la clasificación.

 

Recoletas Atlético Valladolid y MMT Seguros Zamora jugaron el primer derbi entre ambos en la máxima categoría del balonmano nacional. El duelo regional coincidió además con el partido número 100 de los gladiadores azules en liga, una cifra redonda que deja constancia de la estabilidad del proyecto de balonmano vallisoletano iniciado en 2014.

 

Las celebraciones dejaron una nueva victoria del Recoletas Atlético Valladolid, la cuarta esta temporada, y suma ya 9 puntos en la clasificación, lo que le permite continuar en la parte alta de la tabla y alejarse un poco más de la zona baja, en la que seguirá el MMT Seguros Zamora como colista, que acumula con la de este sábado 4 de noviembre siete derrotas consecutivas.

 

Sin embargo, no fue nada fácil. El partido no comenzó nada bien para los vallisoletanos. Numerosos errores y pérdidas en ataque y una defensa frágil de los locales provocaron que el MMT Seguros Zamora comenzara con ventaja en el marcador (1-4, minuto 5). Los incombustibles Jortos y Octavio Magadán lideraron a los zamoranos en este inicio. A ellos se sumaron los extremos Ceballos y Luis Cano, que aprovecharon bien los numerosos contraataques de los que dispuso Zamora.

 

La ventaja se mantuvo a pesar de la ligera mejoría defensiva del Recoletas Atlético Valladolid, que igualaron el marcador (5-5, minuto 10) aunque siempre fueron por debajo por uno o dos goles. La primera superioridad vallisoletana sirvió para encontrar más espacios y para despertar a un equipo que no encontraba su ritmo. Un gol de Abel Serdio en una contra dio la primera ventaja a los locales (10-9, minuto 22) tras un parcial de 3-0 gracias a esa superioridad.

 

El MMT Seguros Zamora se mostró muy duro y no cedió en su intensidad defensiva y su acierto en ataque. Se puso por delante de nuevo (11-12, minuto 27), pero una nueva exclusión dejó a los vallisoletanos vía libre de nuevo para remontar y ponerse por delante en el marcador, por primera vez con dos goles de ventaja (14-12, descanso).

 

A pesar de no estar nada cómodos, el Recoletas Atlético Valladolid supo mantener su pequeña ventaja en la segunda parte e incluso rompió el partido a mitad de periodo. La razón estuvo en la constante mejoría defensiva, que poco a poco fue a más, llegando a su mejor nivel en el minuto 45. Javi Díaz enlazó varias paradas consecutivas y en ataque no se falló. La estabilidad general del juego, con contraataques más inteligentes y con menos ansiedad, ayudó a remontar el choque y alejarse de un Zamora luchador pero al que le faltó gasolina en el final.

 

Así, un parcial de 6-0 llevó el partido al mejor marcador del choque para los vallisoletanos hasta ese momento (25-18, minuto 50). Un colchón de goles que dio mucha más tranquilidad y que permitió a los locales jugar con mayor control, con Adrián y Diego Camino de nuevo juntos en la pista, y con más seguridad los minutos finales. Zamora intentó ya en vano remontar y la victoria se quedó en Huerta del Rey por 30-22.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: