El autor del crimen de Santa Cristina, declarado culpable
Cyl dots mini

El autor del crimen de Santa Cristina, declarado culpable

El jurado popular ha dado este viernes su veredicto, en el que considera culpable al ganadero zamorano que mató a un pastor búlgado en Santa Cristina de la Polvorosa. En el juicio ya reconoció que acabó con la vida del finado.

El jurado popular ha considerado "culpable de asesinato" al ganadero zamorano acusado de acabar con la vida de un pastor búlgaro el pasado mes de febrero de 2014 en la localidad de Santa Cristina de la Polvorosa. Asimismo, los integrantes del jurado han considerado culpable de un delito de encubrimiento a la exmujer del fallecido y actual pareja sentimental del acusado, S.K.

 

Los miembros del jurado han dado a conocer este viernes su veredicto tras un juicio que se inició el pasado lunes. El ganadero, en su declaración, reconoció que acabó con la vida del ciudadano búlgaro pero incidió en que no fue su intención matarle y actuó "atenazado por el miedo" mientras que sostuvo que S.K. no era conocedora de lo sucedido.

 

La Fiscalía pide para el acusado 15 años de cárcel para el principal acusado, J.C.B. y tres años para S.K. por encubrimiento, mientras que la acusación particular solicita 17 y 3 años. La defensa del ganadero ha anunciado que recurrirá el veredicto.

 

 

LOS HECHOS

 

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 17 de febrero de 2014 cuando, según la versión del acusado, acudió a su nave ganadera y en el camino se encontró con el ciudadano búlgaro que "llevaba a su mujer agarrada del pelo" y portaba "un cuchillo en la otra mano". J.C.B.R, ha asegurado que bajó del vehículo y llamó la atención del varón que soltó a la mujer, que huyó a su casa totalmente desnuda, y se acercó con actitud amenazante al ganadero que cogió una barra de hierro que se encontraba en el suelo y le golpeó "una sola vez" aunque "quería darle en la mano y no en la cabeza".

 

A partir de ahí y "atenazado por el miedo" el acusado ha explicado que trató de auxiliar a la víctima pero al comprobar que estaba muerto le maniató y le trasladó en su furgoneta a un pozo de su propiedad donde lo tiró con peso para evitar su reflotamiento, para meses después echarle cal encima con el fin de evitar que oliera, siempre según su versión.

 

Tiempo después extrajo el cadáver del pozo y lo quemó, un hecho que alertó a la Guardia Civil que terminó por detenerle, al igual que la mujer del finado, S.K, con la que el ganadero mantiene una relación sentimental, por un presunto delito de encubrimiento. En su declaración, el acusado ha dejado claro que actuó atenazado por el miedo y ha asegurado que S.K. no tuvo nunca conocimiento de lo que había sucedido ya que noche de autos "cuando la soltó del pelo huyó hacia su casa".

 

En este sentido, y a pesar de admitir que iniciaron una relación sentimental meses después de la muerte del pastor búlgaro, ha reiterado que nunca han hablado de lo sucedido y es que tiempo después la mujer puso una denuncia por la desaparición del varón. Asimismo, ha asegurado que él tenía contratada en la explotación a la mujer y a un hijo mayor de edad, y no al varón  que se dedicaba "a la buena vida". Lo que también ha indicado el respuesta a las preguntas de su abogado es que el fallecido estaba "fuera de sí".