El AVE dará sus últimos pasos en octubre y la N-122 se convertirá en autovía entre 2016 y 2017

Tren Alvia en la estación de Zamora. Foto: F. Oliva

La presidenta de la Diputación se reúne con la ministra de Fomento para hablar de la llegada del AVE y de carreteras. La formación de maquinistas será en octubre para entrar en servicio antes de fin de año; compromiso de obras en la N-122 en 2017. Y reformas en la A-62 y la N-631.

La presidenta de la Diputación de Zamora, Mayte Martín Pozo, ha mantenido una "satisfactoria" reunión con la ministra de Fomento, Ana Pastor, en la que ha tratado numerosos temas relativos a las infraestructuras en la provincia.

 

De lo fundamental, en materia ferroviaria, que en el mes de octubre se iniciará la formación de los maquinistas para los trenes de alta velocidad que funcionarán en la línea Madrid-Galicia, con paradas en Zamora. A partir de ese momento, se podrá poner en servicio los trenes AVE para esta línea. En este sentido, la ministra también ha abierto la puerta para que las instituciones zamoranas se puedan ver con Renfe y empezar a tratar sobre las frecuencias de AVE Zamora-Madrid, que son la clave para que la implantación de este servicio sea real en la provincia; ahora se está funcionando con los Alvia híbridos.

 

También se ha hablado de la posibilidad de implantar trenes turísticos de cara a traer visitantes a la provincia en función de todos los atractivos que dispone Zamora, como es el caso de la celebración de la exposición de Las Edades del Hombre en Toro en 2016 y los relacionados con la Declaración de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica, entre otros.

 

La ministra y la presidenta de la Diputación, durante su encuentro.

 

Además, la ministra ha vuelto a confirmar la estación de Otero de Sanabria, que según Martín Pozo "es una realidad y está proyectada y presupuestada", aunque ha estado en entredicho en varias ocasiones por su coste. La segunda parada del AVE en la provincia es importante para la comarca sanabresa en materia de turismo, pero deberá esperar al desarrollo de la línea camino de Ourense, que es la parte más atrasada.

 

En materia de carreteras, el plan es que la N-122 empiece a ser convertida en autovía a partir de 2017. El compromiso es terminar los proyectos y licitaciones durante el próximo año para que las obras estén en marcha al siguiente. La N-122 tiene tres tramos pendientes en la provincia hasta la frontera en Alcañices y el proyecto de presupuestos para 2016, ya casi aprobado, solo contempla pequeñas partidas para estudios. Eso no va a cambiar, pero sí hay compromiso para avanzar y poner en marcha las obras cuanto antes.

 

También se ha hablado de rehabilitar dos tramos de la A-52, entre Benavente y Renedo y otro próximo a Padornelo. Y de un estudio para hacer las mejoras necesarias en la N-631, la carretera de la comarca de Tábara, una de las más peligrosas en cuanto a accidentes con fauna.