El Ayuntamiento aspira a no tener más problemas con las piscinas cuando se firme el nuevo contrato

Foto: Archivo

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Zamora asegura que el nuevo pliego para la gestión integral de las piscinas está a punto de terminarse y que evitará las situaciones vividas en los últimos meses. La climatizada de La Sindical abrirá a partir del día 2 de noviembre.

La piscina climatizada de la Sindical podrá estar abierta de nuevo al público antes del día 2 de noviembre, que es la fecha prevista para la conclusión de las obras de reparación y mantenimiento que se están llevan a cabo en las instalaciones, aunque el portavoz municipal, Miguel Angel Viñas, espera que la fecha pueda adelantarse. Dichas obras afectan fundamentalmente a las calderas, deshumectadoras, depuración o placas solares, y van a suponer un coste de 39.905,08 euros.

 

Viñas manifestó que el deterioro de las instalaciones es causa de una falta de mantenimiento debida al incumplimiento de su cometido por parte de la empresa y a la dejadez municipal, y aseguró que si los trabajos se hubieran adjudicado a la misma empresa concesionaria de la gestión de la piscina, que presentó una propuesta por 57.883,98 euros, posiblemente la piscina se hubiera abierto antes pero "nosotros las cosas no las hacemos así", dijo, y tras encargar un informe detallado a los técnicos municipales, el coste será de casi 20.000 euros menos.

 

El portavoz municipal dijo que se ha informado de esta situación tanto a las federaciones y clubes deportivos afectados "que lo entendieron perfectamente", y aseguró que es algo que no se va a volver a producir tras la adjudicación del nuevo contrato de gestión de las piscinas municipales, cuyo pliego de condiciones técnicas está prácticamente terminado, porque a partir de ahora se controlará el cumplimiento de las condiciones y el mantenimiento de las instalaciones. Viñas aseguró además que se va a producir también un ahorro considerable en el consumo de combustible que ahora es de casi 90.000 euros mensuales por lo que, aseguró, lo que se está haciendo "no es un despilfarro sino gestionar bien o dineros públicos".