Cyl dots mini

El Ayuntamiento de Zamora reclamará 2,5 millones a la empresa de los parking de San Martín y Constitución

Parking municipal de San Martín.

El alcalde considera que no es el momento para la crítica política sino para "defender los intereses generales del Ayuntamiento" e irá a los tribunales si es necesario.

Lejos de aceptar la desorbitada reclamación de 20 millones de euros que la empresa Iridium ha llegado a solicita al Ayuntamiento por la anulación del contrato de gestión de los aparcamientos subterráneos del parque de San Martín y la Plaza de la Constitución, el Ayuntamiento reclamará formalmente la devolución de más de dos millones y medio de euros en concepto de liquidación del contrato, según los cálculos efectuados por los servicios municipales con el apoyo de técnicos externos, que ha dado a conocer hoy el alcalde, Francisco Guarido.

 

Para efectuar ese cálculo se han tenido en cuenta el coste de construcción de los dos subterráneos que el conjunto sumó 3.174.031 euros, de los que hay que detraer las amortizaciones acumuladas hasta el pasado 30 de junio, cuando se produjo el traspaso a la nueva adjudicataria, que suman 1.615.490 euros; así como una subvención de 1.143.200 euros procedentes de fondos europeos percibida por el Ayuntamiento y aportada a la empresa; la valoración de las deficiencias detectas y no asumidas por la empresa, cuantificadas en más de 600.000 euros; el importe de las plazas vendidas a particulares para el periodo de 33 años que duraba la concesión cuantificadas en 127.582 euros; y a todo ello se suma el canon anual no abonado al Ayuntamiento desde la suspensión del contrato, que asciende a 2.305.082. Lo que en conjunto arroja una deuda a favor del Ayuntamiento de 2.580.151 euros.

 

La propuesta de liquidación se someterá próximamente a la aprobación del Pleno para que sea ratificada por los grupos municipales previamente a su requerimiento formal a la empresa "que deberá aceptarla o recurrirla, y en ese caso nos veremos en los tribunales", manifestó el alcalde. Guarido aseguró que con esta liquidación "el Ayuntamiento quiere poner las cosas claras a Iridium en aras del interés público", ya que la empresa ha llegado a solicitar una indemnización de más de 20 millones de euros, incluyendo unas cuantificaciones de préstamos y gastos financieros en el proceso de cambio empresarial de Urbaser a Iridium, que nada tienen que ver con los aparcamientos subterráneos, y obviando todas las aportaciones e ingresos percibidos.