El Ayuntamiento de Zamora zanja después de 10 años el conflicto por el proyecto inacabado del Castillo
Cyl dots mini

El Ayuntamiento de Zamora zanja después de 10 años el conflicto por el proyecto inacabado del Castillo

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido.

Acuerdo entre el consistorio y el arquitecto Francisco Somoza, que recibirá 190.000 por los proyectos de la tercera y cuarta fase de rehabilitación del Castillo, nunca ejecutados.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado este martes, en su última sesión ordinaria de esta legislatura, el convenio transaccional con el arquitecto Francisco Somoza, por el que se zanja definitivamente el conflicto por el pago de los honorarios por la redacción de los proyectos de la tercera y cuarta fase de rehabilitación del edificio y jardines del Castillo, llevados a cabo entre los años 2008 y 2009.

 

En virtud de este acuerdo el Ayuntamiento abonará al arquitecto la cantidad de 190.000 euros por todos los conceptos y se pone fin a este contencioso que se viene arrastrando desde hace años, y que en estos momentos se encuentra en vía judicial. Esta cuantía supone tanto solo el 44% de los 430.000 euros que estima que tendría que abonar el Ayuntamiento (incluidos los 296.283 euros del coste real de los proyectos, los intereses y las costas procesales) en el caso de que el recurso judicial le fuera desfavorable¸ y es el 64% de lo que en su día presupuestó la anterior alcaldesa, Rosa Valdeón, y finalmente no fue abonado en base a los informes contrarios de la Intervención municipal.

 

El conflicto se originó cuando el arquitecto Francisco Somoza presentó la factura por la redacción del proyecto del Castillo, pero unos años después de que la obra se fuera ejecutada, lo que dio pie al informe contrato de la Intervención por una posible prescripción de la deuda. Esta prescripción fue confirmada en instancias de la Junta de Castilla y León, por lo que la empresa del arquitecto reclamó el pago por vía judicial, pero en ese caso no al Ayuntamiento sino a la Fundación Baltasar Lobo.

 

El Juzgado le otorga la razón y condena por ello al propio Ayuntamiento al pago de la deuda pendiente, además de los intereses de demora y los gastos procesales, en base a que el abono de las obras fue realizado por la Fundación pero con los fondos procedentes exclusivamente del Ayuntamiento, por lo que debía ser también el Ayuntamiento el que se hiciera cargo íntegramente de la deuda reclamada. Con este acuerdo, beneficioso para ambas partes, se pone fin a un  conflictoarrastrado desde hace diez años.