El Ayuntamiento defiende el nuevo mercadillo de las críticas de la patronal del comercio

Entrega del cheque con la recaudación.

Azeco llama a incentivar el comercio permanente que paga impuestos, y el equipo de Gobierno replica que ya estaba prevista la posibilidad de vender alimentación y que los puestos en el alto de los Curas pagarán tasa de ocupación y limpieza.

El Ayuntamiento de Zamora ha salido al paso de las críticas que la patronal del comercio, Azeco, ha hecho a la nueva ubicación e impulso al mercadillo ambulante y de pequeños productores, que incluirá la venta de productos de almimentación. Tras aprobarse esta semana, los comerciantes indicaban que Zamora no tiene necesidad de venta ambulante por lo que hay que fomentar el comercio permanente y dejar la venta ambulante para sectores donde el comercio tradicional no pueda llegar.

 

En una nota de prensa, el equipo de Gobierno asegura que la patronal del comercio está hablando de una ampliación del mercadillo de venta ambulante, y se refiere a puestos de venta de productos alimenticios. El Ayuntamiento defiende que siempre hubo la costumbre de ofrecer productos de alimentación en este tipo de mercados, y que en el año 2013, con el cambio de ubicación del mercadillo a IFEZA, se aprobó por decreto el listado definitivo de productos que se puede comercializar en el mercadillo que incluía “comercio al por menor de productos alimenticios de frutas y verduras, frutos secos, caramelos y gominolas”.

 

"Creemos que el mercadillo de venta ambulante no es el enemigo del pequeño y mediano comercio. La venta ambulante es un modelo de comercio que surgió como todos los mercados ambulantes en un momento en que no había un abastecimiento satisfactorio de productos. Hoy es un tipo de comercio que compite con otros, instalado en casi todas las ciudades, incluso en el centro de las mismas, como es el caso de León y Benavente", asegura.

 

El consistorio defiende que el mercadillo crea puestos de trabajo, garantiza la supervivencia de muchas familias y ofrece una posibilidad de compra a personas con un poder adquisitivo bajo, y frente a las críticas a un comercio que Azeco dice no paga los impuestos del fijo, mantienen que los vendedores del mercadillo pagarán en el alto de los Curas las cuotas correspondientes de ocupación de suelo público, de limpieza, de prestación de servicios de policía y sanidad.

 

El consistorio remanta diciendo que "desgraciadamente el origen de la mala situación del pequeño y mediano comercio en el centro de la ciudad tiene razones diferentes que desde un ayuntamiento no se pueden subsanar".