El Ayuntamiento entierra el 'boom' del ladrillo: 8 millones de metros de la capital vuelven a ser rústicos
Cyl dots mini

El Ayuntamiento entierra el 'boom' del ladrillo: 8 millones de metros de la capital vuelven a ser rústicos

Panorámica de Zamora.

El Ayuntamiento de Zamora comunica al Catastro la relación de parcelas declaradas urbanas hace años y que no tienen planeamiento: sus propietarios volverán a pagar el IBI rústico. Son 31 de los 42 sectores que se marcaron en el PGOU.

El Ayuntamiento de Zamora ha comunicado ya oficialmente al Catastro la relación de parcelas correspondientes a los sectores calificados como urbanizables en el Plan General de Ordenación Urbana, pero que aún no cuentan con planeamiento urbanístico, por lo que volverán a pagar de nuevo el IBI rústico, de acuerdo con la nueva Ley de Catastro. De este modo, se pone fin a la expansión urbanística diseñada para Zamora en los años del 'boom' del ladrillo y que nunca se ha llevado a cabo, algo muy criticado estos años por IU.

 

Según ha informado el portavoz municipal, Miguel Angel Viñas, tras la sesión de la Junta de Gobierno Local, de los 42 nuevos sectores incluidos en el PGOU, solamente 11 cuentan con planeamiento aprobado con lo cual el resto volverán a tributar el próximo año como rústicos. En total, y según fuentes municipales, cerca de 8 millones de metros cuadrados en el término municipal de la capital zamorana que estaban calificados para la expansión urbanística y que

 

Según el concejal con ello el Ayuntamiento ha "cumplido ya con sus obligaciones" para que los propietarios de las fincas no paguen más de lo que les corresponde y asegura que la Ley de Catastro, que fue aprobada a mediados de verano, viene a certificar el "fracaso de los planes de urbanismo que encarecieron tanto el valor de las muchas propiedades que difícilmente las hacían rentables para sus propietarios, y propiciaron los pelotazos urbanísticos en los años del boom inmobiliario".

 

Miguel Angel Viñas recordó en este sentido el compromiso del actual equipo de Gobierno de modificar el plan de urbanismo vigente y elaborar un nuevo planeamiento "acorde con las necesidades reales de la ciudad" si bien reconoció que tras esta modificación tributaria es un proceso que ya no requiere tanta premura.

 

También informó el portavoz municipal que se ya ha decretado la caducidad de la licencia para la construcción de viviendas sociales en una parcela del barrio de Pinilla, enajenada por el Ayuntamiento para la construcción de este tipo de viviendas, sin que después de haber transcurrido casi cuatro años desde que se concedió la licencia se hayan iniciado las obras. Esta caducidad es además el primer paso para solicitar la reversión de la parcela al Ayuntamiento, lo mismo que ha sucedido ya con otras parcelas situadas en la Aberca -junto a Cardenal Cisneros- y en el plan parcial Benedictinas.