El Ayuntamiento exigirá a la empresa del Banco de España cumplir rigurosamente el plazo de las obras

El alcalde, Francisco Guarido, durante la visita al edificio.

Tras el tercer análisis de las placas, el Ayuntamiento se reunirá este miércoles con la empresa constructora para advertirle de posibles sanciones si no cumple los plazos del contrato.

El Ayuntamiento de Zamora ha decidido adoptar una postura de fuerza con la empresa que se adjudicó la obra para convertir el edificio del Banco de España en nueva sede de la Policía Local. Así lo ha dado a conocer el propio alcalde en un comunicado en el que asegura que exigirán a la empresa el cumplimiento estricto de los plazos de la obra, bajo la amenaza de sanciones. Todo, porque consideran que la empresa ha buscado la manera de retrasar la obra bajo el pretexto de que había amianto en las cubiertas.

 

Esta postura radical del consistorio parte de los últimos resultados de los análisis encargados por el consistorio sobre la presencia de amianto en las placas de la cubierta del edificio. Según el Ayuntamiento, el laboratorio oficial al que ha encargado el análisis la Junta de Castilla y León, que se encuentra en Baracaldo, y que es la máxima autoridad en España de este tipo de análisis, certifica que no hay ni rastro de amianto en el Banco de España. Se han hecho los análisis sobre siete muestras de materiales distintos del edificio: placas de doble techo, aislantes, componentes de maquinaria, etc., para descartar cualquier duda.

 

El equipo de Gobierno insiste en que "no hay rastro de amianto en nada" y asegura que "la adjudicataria nada más abrir la puerta de la obra decidió unilateralmente hacer un análisis por su cuenta y riesgo de las plaquetas del doble techo, afirmando los resultados que existía algún componente de amianto o derivados en el doble techo de algunas instancias". Inmediatamente el Ayuntamiento encargó un contraanálisis que dio resultado negativo. Y ahora el tercer análisis definitivo a un centro oficial para aclarar la situación apoya las tesis del Ayuntamiento.

 

Por ello, el Ayuntamiento citará a la empresa y a la dirección de obra urgentemente el miércoles en el Banco de España para comunicarle los resultados, aunque ante las sospechas del análisis encargado por la empresa se les ordenó trabajar solo en varios puntos de la obra. En la reunión le hará saber que el tiempo perdido, dos meses, es exclusivamente responsabilidad de la empresa. Y que existe un plazo de ejecución de obra que hay que respetar y la cuenta atrás empezó en su día con el inicio de la obra. Y que el Ayuntamiento exigirá el cumplimiento de los plazos y aplicará las penalizaciones correspondientes si no se cumple.