El Ayuntamiento habilita cuatro enclaves más para la suelta de perros

El Ayuntamiento de Zamora va delimitar cuatro nuevas áreas, que estarán señalizadas y dotadas con dispensador de bolsas para recoger excrementos. La medida podría ampliarse a más zonas si resulta eficaz.

El Ayuntamiento de Zamora va a delimitar cuatro nuevos espacios para la suelta de perros en zonas más próximas al entorno urbano, que se suman a las tres áreas ya establecidas en Valorio, la isla de las pallas y la zona de la margen izquierda de río. Estas áreas se suman a las nueve existentes repartidas por la ciudad y a los 25 puntos donde se dispensan de manera gratuita bolsas para recoger los excrementos.

 

Las cuatro zonas a delimitar son un espacio ajardinado de 1.550 m2 en la calle Ferrocarril, próximo al centro de salud de Santa Elena; una superficie de 2.500 m2 al final del parque de Olivares; otro espacio de 2.800 m2 en el parque de la Frontera, junto a Valorio; y los jardines de la Ronda del Degolladero situados junto al lienzo de muralla, de 1.650 m2. Todas las nuevas zonas de suelta de perros estarán convenientemente señalizadas y contarán con los correspondientes dispensarios de bolsas para la recogida de excrementos.

 

Se trata de un proyecto experimental debido a que son espacios más céntricos y de superficie muy limitada, del que ha dado cuenta el alcalde, Francisco Guarido, tras la reunión de la Junta de Gobierno, que se presentará para su aprobación en la sesión del próximo martes y que, si resulta eficaz, podría ampliarse a otros espacios urbanos, según ha manifestado el propio alcalde, quien asegura que la delimitación de los nuevos espacios no podía acometerse de un día para otro ya que es necesario establecerlo con las medidas de seguridad necesarias y adaptadas a la ordenanza sobre tenencia de animales de compañía, lo que justifica que se haya tardado mes y medio en materializar el acuerdo.

 

 

No obstante Guarido ha asegurado que la solicitud formulada era razonable, ya que hay censados alrededor de 9.000 animales de compañía en la ciudad, que cumplen una función social importante y que, como se recoge en la propia ordenanza municipal, es necesario que permanezcan sueltos durante un tiempo determinado al día. Por todo ello, asegura el alcalde, el compromiso del Ayuntamiento es claro ya que además se trata de zonas en las que de hecho ya se produce suelta de perros, pero ahora se realizará sin la incertidumbre "de que te pueda multar la policía". 

 

Hay que recordar que la ordenanza municipal sobre animales de compañía incluye multas de entre 30 y 15.000 euros por incumplir sus preceptos; no recoger los excrementos del animal de manera inmediata es una infracción leve que se multa con entre 30 y 150 euros.