El Ayuntamiento hace un nuevo intento para finalizar las eternas obras de conversión del Banco de España

Edificio sede de varios servicios territoriales de la Junta en Zamora.

Guarido asegura que el proyecto "ha tenido mala suerte". La ejecución se ha demorado años y años y la última empresa adjudicataria dejó las obras al 30%.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Zamora ha aprobado este martes el proyecto para la terminación de las obras de rehabilitación del antiguo edificio del Banco de España como sede de la Policía Municipal y el Archivo, dotadas con un presupuesto de 890.720,03 euros. Se trata de uno de los proyectos "que ha tenido mala suerte", en expresión del alcalde, Francisco Guarido, ya que las obras fueron abandonadas cuando apenas se llevaba un 30% de su ejecución por la primera empresa adjudicataria hace más de dos años.

 

Como consecuencia de ese abandono el Ayuntamiento aplicó una penalización de más de cien mil euros a la empresa por incumplimiento de contrato -que fue recurrida por la empresa pero avalada por el Juzgado- y se incautó de la fianza de 55.000 euros. Una vez rescindido el contrato volvieron a salir a licitación sin que se presentara ninguna oferta a la convocatoria por lo que el proyecto ha sido revisado, con un incremento de alrededor del 20% en el tipo de licitación.

 

Una vez aprobado el proyecto próximamente se publicará la convocatoria en el Perfil del Contratante y se espera que las obras puedan comenzar en unos meses para estar finalizadas a lo largo de la primavera próxima, según manifestó el alcalde.

 

Este es un contrato 'gafe' que ha vivido incontables retrasos y que genera un importante coste para el consistorio, ya que hace años que se paga el alquiler por el edificio, que sigue siendo del Estado, y todavía no se ha podido empezar a usarlo. El Ayuntamiento paga 7.500 euros al mes desde el 1 de enero de 2015 por el aquiler de un edificio público que, hoy por hoy, está inutilizado. El equipo de Gobierno confiaba en conseguir un acuerdo con la sociedad estatal propietaria, Segipsa, para no pagar, pero no ha podido ser con lo que ya se han pagado 300.000 euros.