El Ayuntamiento suma 300.000 euros de intereses a la sentencia por 3,5 millones del edificio municipal

El alcalde niega que haya facturas sin abonar y pone como ejemplo los 287.000 euros que ha tenido que sacar del fondo de contingencia para pagar los intereses por la sentencia que ya obligó al Ayuntamiento a pagar 3,5 millones de euros de inmdemnización a UFC.

El nuevo alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha salido al paso de la nota pública en la que el grupo popular en el Ayuntamiento critica lo que entiende es una parálisis de la actividad municipal que, según el PP, provocan la acumulación de expedientes sin firmar y facturas sin abonar. Guarido, que ha reconocido que la nota “me provocó cierto cabreo”, ha replicado que los retrasos se deben a cuestiones que el anterior equipo de Gobierno dejó sin resolver.

 

En este punto, ha recordado que el Ayuntamiento de Zamora ha pagado hace unas semanas 3,5 millones de euros como resultado de una sentencia que condenaba al consistorio a indemnizar a UFC, la empresa que tenía el contrato para hacer el edificio municipal concedido cuando Antonio Vázquez era alcalde y que se rompió con Valdeón como alcaldesa. La sentencia permitía a la empersa exigir ya el pago, cosa que hizo a finales de abril, y a pesar de que está recurrida por el Ayuntamiento. Pero es que, además, había que pagar unos intereses de demora.

 

"Todo se está firmando al día, de tal manera que hace dos días he tenido que firmar una modificación de créditos que me produce bochorno, lo digo como mensaje al PP, como sabéis se pagó por este ayuntamiento los 3,5 millones por la sentencia del edificio municipal a UFC, que había que pagarla. Pues hay otros 287.323,25 euros que ha generado la propia sentencia por intereses de demora, que han tenido que salir del fondo de contingencia de este año”, ha desvelado el alcalde, que ha añadido que “si he firmado esto, que no hablen de carpetas llenas de papeles porque no saben lo que dicen”. 

 

En este sentido, Guarido ha reconocido que “hay muchos temas que se acumulan por insensatez del equipo saliente” y que han tenido que abordar, como el propio de las piscinas, que estaban cerradas y sin planes para abrir este verano; u otros contratos expirados como el de la ORA.