El cadáver encontrado en Pelabravo es el de José Antonio Martínez Bolos, el vecino de Garrido desaparecido

Momento de la retirada del cadáver de José Antonio en Pelabravo (Fotos: Isabel Andrés)
Ver album

Se encontraba en una fosa del canal de riego, junto a Graveras Sánchez, entre Santa Marta y Pelabravo.

El cadáver encontrado esta mañana de viernes en una fosa de riego junto a Graveras Sánchez, en Pelabravo, es el del vecino de Garrido desaparecido el pasado 14 de noviembre, José Antonio Martínez Bolos.

 

Así se lo han confirmado ya a la familia del desaparecido, antes incluso de los informes oficiales y la autopsia, ya que la ropa o el anillo que portaba coinciden con los del vecino de la capital charra, tristemente desaparecido hace 37 días.

 

Según las primeras noticias conocidas, ha sido un trabajador de las graveras el que se encontró con el cuerpo y dio aviso a los cuerpos de Seguridad del Estado. Sobre las 12.30 horas de esta mañana de viernes se logró extraer el cadáver de la fosa, que se encuentra en un alto estado de descomposición, según apuntaba la Guardia Civil a este diario.

 

José Antonio, de 72 años, desapareció el 14 de noviembre mientras paseaba con su mujer por la calle Azafranal. Mientras ella miraba un escaparate, Martínez Bolos desapareció y nunca más se volvió a saber de él, a pesar del enorme movimiento ciudadano que se organizó, encabezado por su familia, que ha estado acompañada de amigos y vecinos de Salamanca en las batidas realizadas.

 

Hay que recordar que el vecino de Garrido tenía Alzheimer y aunque estaba recientemente diagnosticado, lo cierto es que sus propios familiares no sabían cómo podía reaccionar al sentirse desorientado. La última vez que se vio con vida a José Antonio fue en la calle Pozo Amarillo, gracias a las cámaras de seguridad de la Policía. Sin embargo, ahí se perdió su rastro y, a pesar de la intensa búsqueda de toda la ciudadanía, tristemente no se pudo dar con él.

 

bolos pelabravo cadaver fosoImagen de la zona donde se encontró el cadáver de José Antonio, en un hueco del canal de riego como el de la imagen pequeña (Foto: I. Andrés)