El cierre de Nissan en Barcelona no afectará a la fábrica de Ávila

Trabajador de la planta de Nissan haciendo una puerta automovilística.

Nissan Motor, a través de su presidente, Makoto Uchida, no ha hecho referencia a las otras dos plantas que la empresa automovilística tiene en España, tanto en Ávila, como en Cantabria

La compañía automovilística japonesa Nissan ha dado por finalizada su presencia en Cataluña con el cierre de su planta de producción en Barcelona. Actualmente la segunda empresa del mundo del motor más importante de Cataluña después de Seat y que afecta a 3.000 empleos directos que se van a perder.

 

Una decision que ha comunicado al Ministerio de Industria en la mañana de este jueves, aunque ya había rumores sobre su cierre desde el pasado mes de enero. Esta planta se encontraba en los últimos meses produciendo al 30% de su capacidad total, en el plan de Nissan de quitar un 15% de su tejido productivo en todo el mundo mediante el despido de hasta 20.000 trabajadores en todas sus factorías.

 

Un cierre a medio plazo que le va a costar a Nissan 1.000 millones de euros, que los gobiernos central y autonómico querían evitar, pero que no ha sido posible porque ya tenia la decision tomada. No obstante, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha tendido la mano a la compañía con el objetivo de abordar una negociación "para encauzar este proceso".

 

En este sentido el Gobierno cree que la continuidad de la planta de Barcelona "es posible", debido al plan de viabilidad que presentó el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo hace unos meses en colaboración con la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio Zona Franca.

 

Este mazazo para la economía española en principio no tendrá consecuencias para el funcionamiento normal de la planta de recambios que la compañía tiene en Ávila en su relación con Renault. Cuyo comité de empresa ha expresado su “más absoluta repulsa”, porqueha obtenido grandes beneficios en España a lo largo de los años, fundamentalmente al trabajo y responsabilidad de los trabajadores, a los que ahora pretende dejar tirados”.

 

Nissan Motor, a través de su presidente, Makoto Uchida, no ha hecho referencia a las otras dos plantas que la empresa automovilística tiene en España, tanto en Ávila, como en Cantabria. Uchida dio a conocer los resultados del año fiscal de la compañia cerrado en marzo pasado, que terminó con números rojos por primera vez en once años.

 

Según el presidente del comité de los trabajadores, Felipe González, la compañía  ha anunciado que tanto la planta de Ávila como la de Cantabria están ajenos a esta reconversion , "pero tenenos claro que algún tipo de repercusión tendremos por esta decisión”, apunta.

 

González apela a la responsabilidad de Nissan para cumplir en Ávila el Plan Industrial firmado con sus trabajadores."Tenemos un plan industrial firmado que apostamos por él hace un par de años y esperamos que la compañía lo respete para que sea culminado en 2024", asegura.

 

Por ello, los trabajadores se han concentrado a las 13:00 horas en la antigua puerta principal de la factoría para mostrar su apoyo y solidaridad con los compañeros afectados por los que han catalogado como una “lamentable decisión”. "Lucharemos para seguir manteniendo el empleo en Ávila y les pedimos a nuestros compañeros de Barcelona que no tiren la toalla para seguir trabajando por defender cada puesto de trabajo", finaliza González.