El cierre de sucursales marca récords: 49.000 zamoranos ya no tiene oficina bancaria en su municipio

Sucursal de una caja en un municipio de la provincia de Zamora.

Uno de cada cuatro zamoranos ya no tiene sucursal bancaria en su pueblo: son 2.000 más que hace un año. El 80% de los pueblos ya no tiene oficina de banco o caja a la que acudir.

Sanidad, educación, servicios sociales... la despoblación afecta a todos los ámbitos de la vidada en los pueblos, y también ha tocado un derecho no menos fundamental: el de poder tener una sucursal bancaria en la que hacer trámites como sacar dinero o pagar recibos. La primera década de la reestructuración bancaria ha dejado sin una sucursal a la que acudir a buena parte de la población del mundo rural. El fenómeno se llama exclusión bancaria y se manifiesta con toda crudeza en Castilla y León y, especialmente, en provincias como Salamanca, Soria, Ávila y Zamora que, en esto, también está a la cabeza del ránking negativo. La situación se resume en que uno de cada cuatro zamoranos no tiene sucursal en su municipio porque el 79% de los pueblos de la provincia ya no tiene banco o caja.

 

Las entidades bancarias siguen cerrando bancos. La reestructuración del sector bancario español continúa reduciendo la red de sucursales repartidas por el territorio. En junio de 2018 operaban en España un total de 27.320 oficinas de entidades de depósito, lo que supone un 40% menos que en 2008, cuando eran 45.662 en total. En Europa han sido más de 9.000 en pocos años. En el caso de Zamora, en 2017 operaban 183 sucursales y no ha habido más cierres. Pero es que en la última década han cerrado el 29% de las que había: se ha pasado de las 256 de 2008 a las 183 actuales, ya tocando fondo.

 

El cierre de oficinas, como se ve, sigue adelante por la migración del negocio de banca hacia los servicios electrónicos en detrimento de la oficina presencial de toda la vida. Y los más afectados son los ciudadanos que viven en municipios pequeños. En Zamora, según el último estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), con datos del INE y de la guía de la banca, 196 municipios de los 248 que existen ya no tienen sucursal, el 79%; hace un año eran 190 pueblos sin banco. En estos municipios sin sucursal viven 49.210 personas, el 27,7% de la población. Hace un año eran 46.983 habitantes, el 26% de lo zamoranos.

 

Esto convierte a Zamora en una de las más afectadas por la exclusión bancaria. Es la provincia en la que hay un mayor porcentaje de población sin banco: el 27,7%, la cifra más alta de España, seguida de Ávila, Salamanca y Segovia. En cuanto al porcentaje de municipios sin sucursal, Zamora también está en los 'puestos de honor': con el 79% de sus municipios sin oficina.

 

 

El mundo rural, el más afectado

 

El número de las oficinas bancarias se ha reducido de manera importante en los años de la crisis. Desde 2011 a 2017 han cerrado 42 repartidas por toda la provincia, sólo entre los municipios que todavía conservan alguna sucursal abierta. En 2011 había 226 y a finales del año pasado eran sólo 184. La población que más ha perdido ha sido la capital, que tiene 19 sucursales abiertas menos: han quedado 52 de las 71 que había; en Benavente han cerrado 7 (quedan 12) y en Toro tres, para un total de nueve. Puebla de Sanabria, por contra, mantiene sus seis sucursales.

 

Las provincias más afectadas son Valladolid, Burgos y León con 216, 176 y 136 menos, aunque todas las provincias han perdido presencia; las que menos lo han notado han sido las más pequeñas en población, Soria y Zamora. No obstante, en la actualidad sólo uno de cada cuatro municipios zamoranos puede decir que conserva al menos un banco abierto. Según los datos de una respuesta parlamentaria, sólo 62 de los 248 municipios que hay en la actualidad en Zamora tiene al menos una sucursal bancaria operativa. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: