El colista mete en promoción a un Zamora que debió golear y dejó ir dos puntos en el descuento

Carlos de la Nava remata de cabeza el 2-0 todavía en la primera parte. Foto: F. Oliva
Ver album

El Zamora CF deja escapar dos puntos en el descuento aunque hizo ocasiones para haber goleado. Dos fallos de atención permiten al colista marcar nada más empezar la segunda parte e igualar el partido en el descuento. Los rojiblancos, empatados con el Somozas en la promoción.

ZAMORA CF - 2

CLUB MARINO - 2

 

Zamora CF: Garabato, Álvaro, Prada, Garretas, Carrillo, Salva Rivas, Fran Ochoa (Rodri, m. 77), Aarón Aguado (m. 45, Ioritz; m. 89, Sergi Mut), Arkaitz, Carlos de la Nava, Coque.

 

Club Marino de Luanco: Rafa Ponzo, Pablo Suárez, Guaya, José Ángel, Espolita, Adrián, Abrahám, Dudi (m. 45, Baba Draman), Boro (m. 82, Yeo), Omar (m. 82, Imanol), Álex.

 

Goles. 1-0, m. 6: Prada. 2-0, m. 36, Carlos de la Nava. 2-1, m. 48: Baba Draman. 2-2, m. 90: Baba Draman.

 

Árbitro: Eduardo García Ballesteros, auxiliado en las bandas por Hermosillo y Ruiz (Col. Riojano). Amonestó al local Álvaro (m. 15).

 

Incidencias: partido disputado en el estadio municipal Ruta de la Plata ante unos 1.400 espectadores. El equipo local fue despedido entre pitos y algunos gritos de ‘fuera, fuera’.

El Zamora CF lo tuvo todo en su mano para acabar con el mal fario de 2015, pero regaló dos puntos que debieron ser suyos, y además por goleada, por dos fallos de falta de intensidad en la segunda parte. Dos goles de un jugador que lleva cuatro días en la disciplina del colista, el primero nada más empezar la segunda parte y el segundo en el descuento, destrozaron el trabajo de los rojiblancos que ahora están con los mismos puntos que el equipo que ocupa el puesto de promoción.

 

Saltaba el Zamora CF al campo con la incertidumbre de tener que jugarse un partido importante con muchos cambios por culpa de las bajas. Estreno de Sergio Garabato en la portería por la sanción de Miguel, el canterano Álvaro en el lateral de Dani Mateos y Fran Ochoa y Rivas en la medular. Por delante, la necesidad de romper una mala racha que dura desde que comenzó 2015 y que ha arrastrado al equipo a la zona peligrosa de la tabla.

 

Sin embargo, los rojiblancos iban a disfrutar de la tranquilidad que da siempre un gol tempranero. Desde el primer minuto se vio que el Zamora era superior a un Marino que no opuso resistencia en ningún momento. Así que el 1-0 de Prada en el minuto 6 tras rematar a placer dentro del área una jugada rojiblanca fue la consecuencia directa. A los de Aguirre se les ponía el marcador de cara para acabar con una larga serie de malos resultados.

 

Fue el primero, pero desde luego tuvieron que ser muchos más. El Zamora encadenó un gran número de buenas ocasiones en las botas de Aarón, que dispuso de dos claras, y de Carlos de la Nava, que mandó fuera un buen zapatazo. Pero los rojiblancos eran tan superiores que la goleada parecía cuestión de minutos.

 

El Zamora CF firmó unos primeros 45 minutos impecables en los que todos los jugadores hicieron lo que debían, y bien. Apenas se vio algún pelotazo sin sentido. Destacó sobre todos Carlos de la Nava, que dio una lección de cómo controlar de espaldas y repartir juego, se llevó todos los balones aéreos y estuvo más incisivo de lo habitual de cara a portería. Pero la realidad es que nadie desentonó. Incluso el canterano Álvaro hizo que no se echara de menos a todo un Dani Mateos; le puso criterio, profundidad y seguridad.

 

Ante semejante situación, el segundo gol era cosa de tiempo y llegó para Carlos de la Nava en un buen remate de cabeza en el que se impuso a toda la defensa para alojar el balón en la escuadra. Y todavía pudo marcar otro en un nuevo remate de cabeza que salió desviado y que Aarón no acertó a convertir tampoco en la jugada siguiente.

 

El 2-0 no reflejaba el dominio total del Zamora CF, pero parecía suficiente para estar tranquilos. Aguirre dejó en la caseta tras el descanso a Aarón, griposo toda la semana, para dar entrada a otro joven, Ioritz. Pero se encontró con un Marino de Luanco que parecía otro equipo y en pocos minutos tuvo premio. El recién entrado Baba Draman, un jugador que ha llegado a la disciplina del equipo esta misma semana, aprovechó el despiste de la defensa para rematar de cabeza un balón suelto en el área y hacer el inquietante 2-1.

 

El gol afectó mucho al Zamora, que perdió su seguridad, pero ante todo dejó de ser amo y señor de un partido en el que no había tenido rival. Con más garra e intensidad, y con la referencia del delantero Draman, los asturianos hicieron mucho daño y sembraron las dudas en los rojiblancos. Los locales dejaron de hacer bien las muchas cosas en las que habían fundamentado su dominio, pero todavía tuvieron ocasiones para incrementar su renta. Una llegada de Arkaitz, otra de Ioritz (que ensayó varios disparos lejanos) y, especialmente, un remate al palo de Carlos de la Nava desde fuera del área bien pudieron ser la sentencia.

 

Pero no lo fueron y el partido llegó a sus minutos finales sin decidir. Aguirre metió a Rodri por Ochoa y después devolvió al banco a Ioritz para dar entrada a Sergi Mut que se incorporó casi en el descuento. El árbitro decretó tres minutos de prolongación. Y en una nueva jugada rápida el delantero Draman cazó un balón en el área y batió a Garabato junto al palo derecho para hacer el 2-2. El empate era un varapalo para el Zamora CF, que vio como se les escapaban dos puntos que necesitaba imperiosamente y que dio por suyos casi todo el partido. Un resultado con el que ahora está ya, oficialmente, en problemas: empatado a puntos con el Somozas, equipo en puesto de promoción por el descenso. Una posición que va a poner al Zamora en una tesitura incómoda.

Noticias relacionadas