El de Trabazos, uno de los cuatro grandes incendios de la temporada estival

El incendio en julio en Trabazos, en el que ardieron 877 hectáreas por una negligencia con una máquina, es uno de los mayores de Castilla y León en 2015. La Junta ha iniciado actuaciones urgentes sobre la zona afectada.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha comparecido a petición propia en las Cortes de Castilla y León para analizar la campaña de incendios forestales de la temporada 2015. Ha destacado cuatro incendios forestales producidos en la segunda quincena del mes de julio, y que han arrasado más de la mitad de la superficie arbolada afectada este año -2.268 hectáreas, lo que suponen un 54 % del total-. Son los denominados GIF (Grandes Incendios Forestales), que superan las 500 hectáreas de superficie quemada, y que son considerados como los más peligrosos.

 

En primer lugar, el incendio de Trabazos, en la provincia de Zamora, causado por negligencia en la utilización de motores y máquinas, con 877 hectáreas quemadas, casi todas arboladas. En segundo lugar, el incendio del Burgo de Osma, en Soria, un incendio accidental con 528 hectáreas arboladas afectadas. En tercer lugar, dos destacados en la provincia de León, en Lucillo y en Quintana del Castillo, con más de 3.100 hectáreas entre los dos. El de Lucillo, que fue presuntamente intencionado, afectó exclusivamente a matorral, con 1.113 hectáreas. Y, sin duda, el que ha afectado a más superficie ha sido el de Quintana del Castillo, con 2.065 hectáreas arrasadas, la mitad arboladas, y en el que la mano del hombre también se encuentra detrás de la causa del incendio.

 

Suárez-Quiñones ha destacado en su comparecencia que “de manera urgente, la Junta de Castilla y León ha comenzado las actuaciones sobre los terrenos afectados para minimizar los daños por la erosión y recuperar cuanto antes los hábitats dañados”, tanto por la conservación de la biodiversidad como para la recuperación forestal de la zona, con la colaboración económica del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Durante la campaña se ha declarado en 26 ocasiones el Nivel 1, y en 11 ocasiones el Nivel 2 por estar en peligro personas, infraestructuras, bienes o masas arboladas, conforme al Infocal.

 

 

EL 51% INTENCIONADOS

 

Según ha reiterado el consejero, los incendios forestales pocas veces se producen por causas naturales. Así, este año el 9 % han sido causados por rayos, el 36 % se han debido a causas accidentales y negligentes, y el 51 % han sido intencionados (másl el 2 % por causa desconocida y el 2 % por reproducciones). De esto se deduce que el 90 % de los incendios fueron derivados de la actuación del hombre y se podían haber evitado.

 

Además, principalmente se concentran en las provincias de León, Zamora y Salamanca, con el 60 % de los incendios forestales, el 83 % de las superficies arrasadas y el 75 % de las masas arboladas quemadas. Suárez-Quiñones ha destacado que “este es el verdadero problema de los incendios forestales que arrasan nuestra Comunidad, los incendios causados intencionadamente o por negligencia”.

 

Por ello, ha defendido la importancia de la concienciación de la población sobre la necesidad de extremar las medidas de precaución y la colaboración en las investigaciones para identificar, sancionar y exigir responsabilidad a los autores, a los que ha calificado de “delincuentes”Uno de los grandes objetivos de actuación de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en materia de Medio Natural es la mejora de la prevención y extinción de incendios forestales mediante el mantenimiento de un modelo que ha demostrado su alta eficiencia, reforzando la prevención, ahondando en la modernización de medios estructurales, la colaboración con el resto de administraciones y, finalmente, implementando líneas de actuación especiales en aquellos territorios donde los incendios tengan especial incidencia.

Noticias relacionadas