El delegado de la Junta rectifica sus críticas a la unidad de radioterapia de Zamora

Javier López-Escobar aseguró el lunes que la unidad de radioterapia del complejo asistencial de Zamoar era "una mala decisión". Ahora se disculpa y piden que decidan los especialistas.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López-Escobar, ha reconocido que "fue un mal ejemplo" su crítica a que el complejo asistencial de Zamora contase con Una unidad de Radioterapia, como aseguraba este lunes en los micrófonos de Radio Segovia. El delegado criticó el lunes que la administración autonómica cuente con una unidad de radioterapia en Zamora porque “es una mala decisión desde el punto de vista del tratamiento probablemente y también probablemente desde el punto de vista económico”.

 

En declaraciones a los medios efectuadas este martes y recogidas por Europa Press, antes de la inauguración de las nuevas instalaciones de la asociación Amanecer, López-Escobar ha pedido disculpas, reconociendo que "no debo hablar de ámbitos diferentes al mío" y que "uno no siempre se explica bien". El representante de la Junta en Segovia ha apostado por "dejar que decidan los especialistas", puesto que los enfermos de cáncer y sus familias "merecen lo mejor".

 

En esa línea, López-Escobar ha indicado que lo recomendable es sacar el asunto "del debate político, porque si no, pasa lo que ayer". El delegado ha insistido en hacer lo que marque el consenso científico y en seguir la estrategia marcada por el consejero de Sanidad, Antonio María Saez AguadoEn cualquier caso, López-Escobar ha señalado que esos criterios científicos "no hablan de provincias ni de límites", sino que recomiendan la concentración de tecnología, conocimiento y especialistas en hospitales de área, para asegurar la mayor calidad del tratamiento.

 

Al margen de ese acelerador lineal, el delegado territorial sí que ha reconocido que se puede mejorar el servicio de transporte que usan los enfermos para ser tratados. López-Escobar ha recordado que "la casuística es muy variada" y que, según datos de 2014, los enfermos viajan, de media, cada 21,7 días.