Cyl dots mini

El embalse del Esla supera su máximo del año y se pone al 80% de su capacidad

Fotos: F. Oliva

El volumen de reservas del embalse se multiplica por diez desde su mínimo de este año y rozar los mil hectómetros cúbicos.

El embalse de Ricobayo-Esla, el mayor de Zamora y fundamental para el campo zamorano, está irreconocible. Pocos podrían pensar que a comienzo de año estaba prácticamente seco con uno de los niveles más bajos que se recuerdan. Por entonces, la falta de lluvias habían dejado al mínimo sus reservas y auguraban restricciones importantes. Su nivel mínimo de este año bajó hasta los 103,82 hm3. Ahora, el panorama es muy diferente.

 

Según los datos de la CHD, el embase acumula ahora mismo 964,90 hm3, casi calcado a su nivel récord que ha superado los 965 hectómetros cúbicos. Según los cálculos del organismo del cuenca, se encuentra al 80,4% de su capacidad máxima de 1.200 hectómetros cúbicos. En estos momentos, su nivel está dentro de la media de los diez últimos años y muy por encima de lo que tenía hace un año, cuando ya empezaban a notarse los efectos de las escasas lluvias.

 

Su evolución ha sido espectacular en pocos meses. Los sucesivos frentes lluviosos y las nieves lo han llenado a pasos agigantados. Hace una semana, rondaba los 870  hm3 y ahora tiene casi un centenar más; hace un mes tenía 715 hectómetros cúbicos, que hoy son casi 300 más porque roza el millar; y su nivel más bajo dentro de 2018 ha sido de poco más de 100 hectómetros cúbicos: ahora se ha multiplicado por diez. Algo fundamental, porque Ricobayo supone una quinta parte de las reservas actuales de agua en toda la cuenca del Duero.

 

La reserva hidráulica ha crecido esta semana en 1.833 hectómetros cúbicos y se sitúa en el 68,6 por ciento de su capacidad a consecuencia de las precipitaciones que han afectado "considerablemente" a toda la península, de modo que los embalses albergan un total de 38.461 hectómetros cúbicos, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

 

En el caso concreto de la cuenca del Duero, se sitúa al 74,3 por ciento de su capacidad por lo que ha ganado 3,5 puntos respecto a la semana anterior, cuando se quedó en el 70,8 por ciento. En estos momentos acumula 5.574 hectómetros cúbicos de un total de 7.507. Por quinta semana consecutiva están por encima de la media del año anterior (4.147 hectómetros cúbicos) aunque siguen por debajo de la media de la década (5.877).

 

A nivel nacional el aumento de esta semana equivale al 3,3 por ciento del total después de las precipitaciones de la última semana. La máxima se ha registrado en este caso en San Sebastián-Donostia, con 115,8 mm (115,8 litros/metros cuadrados).