Actualizado 08:09 CET Versión escritorio
Zamora

El extraño asteroide Oumuamua, víctima de una carambola interestelar

Oumuamua, el primer visitante interestelar descubierto en el sistema solar, tuvo un pasado violento que le hace girar de manera caótica, posiblemente por el impacto con otro planetesimal.

 

Publicado el 12.02.2018

El extraño asteroide alaragado Oumuamua voló a través del sistema solar en octubre y originalmente se pensó que era un cometa; luego se reveló como un asteroide en forma de pepino de origen extrasolar.

 

Desde octubre, Wes Fraser, de la Queen's University de Belfast, y su equipo han estado analizando las medidas de brillo del objeto. Inmediatamente, descubrieron que Oumuamua no estaba girando periódicamente como la mayoría de los pequeños asteroides y cuerpos que vemos en nuestro sistema solar. En cambio, está girando caóticamente, y podría llevar así miles de millones de años.

 

Si bien es difícil precisar la razón exacta de esto, se piensa que Oumuamua impactó con otro asteroide antes de que fuera expulsado ferozmente de su sistema y dentro del espacio interestelar, como una carambola de billar.

 

Fraser explica en un comunicado: "Nuestro modelado de este cuerpo sugiere que la rotación caótica durará muchos miles de millones de años a cientos de miles de millones de años antes de que las tensiones internas lo hagan rotar normalmente nuevamente. Si bien no conocemos la causa de la caída, predecimos que lo más probable es que haya sido arrojado por un impacto con otro planetesimal fuera de su sistema, antes de ser eyectado al espacio interestelar".

 

Hasta ahora, los científicos se habían quedado perplejos de que el color de Oumuamua variaba según las mediciones. Sin embargo, la investigación Fraser ahora ha revelado que su superficie es irregular y que cuando la cara larga del objeto con forma de pepino se enfrentaba a los telescopios en la Tierra era en gran parte roja, pero el resto del cuerpo era de color neutro, como nieve sucia.

 

Fraser explica: "La mayor parte de la superficie se refleja de forma neutra, pero una de sus caras largas tiene una gran región roja. Esto justifica amplias variaciones de composición, lo cual es inusual para un cuerpo tan pequeño".

 

Los resultados de la investigación, que se han publicado en 'Nature Astronomy', han ayudado a construir un perfil más preciso de Oumuamua.

 

"Ahora sabemos que más allá de su forma alargada inusual, este pepino espacial tiene orígenes alrededor de otra estrella, ha tenido un pasado violento y gira caóticamente por eso. Nuestros resultados realmente están ayudando a obtener una imagen más completa de este extraño intruso interestelar. Es bastante inusual en comparación con la mayoría de los asteroides y cometas que vemos en nuestro propio sistema solar", comenta Fraser.

COMENTARComentarios