El Gobierno elogia a Junqueras para intentar 'salvar' sus opciones de investidura ante de fin de año

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez

El Gobierno no renuncia a una investidura antes de Nochevieja pero reconoce "obstáculos en el camino". Celaá destaca la apuesta de Junqueras por el diálogo y se queja de la herencia recibida del PP por judicializar lo político.

El Gobierno "no renuncia" a la posibilidad de investir al candidato Pedro Sánchez como presidente del Gobierno antes de final de año, si bien reconoce que la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre la inmunidad del líder encarcelado de ERC, Oriol Junqueras, ha introducido "algún obstáculo en el camino".

 

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo en funciones, Isabel Celaá, ha precisado que, bajo el punto de vista del PSOE, el fallo de Luxemburgo, que el independentismo ha celebrado como una "victoria", no tiene por qué dificultar el "resultado final" de las negociaciones con ERC, cuya abstención necesita Sánchez para lograr la investidura.

 

Tampoco atisba Celaá obstáculos para que el PSOE y ERC acaben encontrándose en la vía de la política, habida cuenta de que el líder de los republicanos, Oriol Junqueras, se ha pronunciado, en declaraciones a Catalunya Radio, en línea con los socialistas, esto es, a favor de mantener el diálogo. "Dejemos lo judicial en manos de los tribunales y sigamos por la vía política", ha instado Celaá.

 

La portavoz ha dejado claro que el Gobierno "trabaja en el ámbito político" por lo que "de ninguna de las maneras va a aceptar ningún condicionamiento de la política en la justicia", ni viceversa, ha señalado en respuesta a una pregunta sobre si para el Ejecutible sería asumible excarcelar a Junqueras para favorecer la investidura de Sánchez.

 

Celaá ha recordado además que el fallo de Luxemburgo no entra a valorar la sentencia que condenó a Junqueras, sino sólo la decisión de no permitirle acreditarse como eurodiputado mientras estaba en prisión provisional. La ministra de Educación ha incidido en el mensaje de que "lo jurídico no se plantee como obstáculo político porque hay una oportunidad de tratar la cuestión catalana desde los cauces políticos" mientras se deja a los tribunales "en conversación con los tribunales".

 

Celaá se ha quejado de que ha sido "bastante la herencia" que el Gobierno de Mariano Rajoy dejó a los socialistas por "haber tratado lo que era político" en el ámbito judicial y se ha referido como parte de esa herencia a la sentencia del 'procés'.