El Gobierno y la opción de espiar los móviles de los ciudadanos ante los incumplimientos del estado de alarma

Imagen de archivo de un teléfono móvil

El Ejecutivo estaría estudiando rastrear los móviles utilizando su localización GPS para detectar a infractores, cuyo número sigue subiendo. 

El número de infracciones al estado de alarma sigue en aumento, a pesar de las advertencias de las autoridades y de que para frenar al coronavirus es vital quedarse en casa. Ahí están casos como el de la fiesta con música a tope, alcohol y drogas detectada este jueves en Madrid o las exusas peregrinas que ponen muchos de los que son pillados por la calle. Ante esta situación, el Gobierno estaría estudiando tomar medidas más duras recurriendo a la tecnología.

 

Este mismo viernes el Ejecutivo se ha reunido con los principales operadores tecnológicos de España para firmar un acuerdo. Sobre el papel, Cellnex, Euskaltel, MásMóvil, Orange, Telefónica, Vodafone y Aotec se comprometen a tomar medias para garantizar la conectividad de las personas y las empresas durante el estado de alarma, especialmente en lo que respecta a las redes que dan soporte a los servicios de emergencia. Pero, según otras fuentes, además del motivo 'oficial' hay otro.

 

Según publica el diario 'Cinco Días' los operadores podrían haber ofrecido al Gobierno su capacidad para rastrear teléfonos móviles de los ciudadanos, facilitando datos de geolocalización anónimos y agregados de usuarios para analizar si los ciudadanos están cumpliendo con las restricciones de movimientos. Las citadas empresas ya tienen proyectos en marcha apoyados en la geolocalización por GPS y el tratamiento de los datos.

 

El objetivo es conseguir datos precisos sobre las zonas de mayor movimiento y analizar anomalías, en este caso, respecto a las limitaciones para permanecer en las calles. Algo que casa con el objetivo declarado de las autoridades de perseguir por tierra, mar y aire a quienes se salten el estado de alarma porque, no olvidemos, permanecer en la calle sin justificación hoy en día es una infracción.

 

Así que es posible que el GPS con el que estamos localizados en nuestro teléfono pueda 'informar' al Gobierno de donde estamos, aunque los datos seguirían siendo anónimos como ha ocurrido con otros proyectos como el del Ministerio de Fomento sobre los principales viajes de los españoles, publicado hace unos meses y elaborado con datos de geolocalización e inteligencia artificial.