El juramento del silencio pierde la representación municipal como pasó con los actos de la Concha

Guarido con el portavoz socialista, Antidio Fagúndez.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, hace efectiva su decisión de no aceptar la invitación para un acto tradicional, pero de tintes religioso. Renuncia a hacer el juramento del silencio como ya sacó los actos de la Concha del Ayuntamiento.

"Hermanos de la Cofradía del Santísimo Cristo de las Injurias, ¿juráis guardar silencio durante el recorrido de esta procesión? " 

"sí juramos" 

"Si así lo hacéis, que el señor os lo premie, si no que os lo perdone"

Nada más ser elegido, el actual alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ya anunció su intención de renunciar a la representación municipal en actos de tipo religioso, y en consecuencia con su militancia en IU. Este anuncio se ha hecho de nuevo efectivo este jueves cuando el primer edil ha anunciado a la directiva de la cofradía del Santísimo Cristo de las Injurias que declinaba la protocolaria invitación para pronunciar el discurso previo al juramento del silencio, lo que libera a la cofradía para cursar una segunda invitación; la decisión es competencia de la junta directiva, que tendrá que designar una nueva voz para el tradicional "¿juráis guardar silencio durante el recorrido de esta procesión?".

 

Es esta una tradición instaurada en 1947 y que está recogida en los estatutos de la cofradía, aunque como reza en su artículo 32 "la Junta Directiva con permiso del Ordinario de la Diócesis, invitará al alcalde a pronunciar una plegaria en nombre de la Ciudad ante el  Santísimo Cristo de las Injurias. En el supuesto de que tal invitación no fuera aceptada, será sustituido por quién considere la Junta Directiva, de acuerdo con el Ordinario Diocesano". La autoridad que preside el juramento no es otra que la del obispo de Zamora o persona en la que delegue. Así que a Guarido, como a sus antecesores, le tocaba dar su discurso y tomar el juramento ante autoridad eclesiástica. Y en consecuencia con su militancia no lo ha hecho.

 

De este modo, Guarido declina la participación como alcalde en un nuevo acto de carácter religioso, el segundo, como ya pasó en septiembre con los actos oficiales de la Virgen de la Concha, como la entrega de la medalla al hermano de honor. El alcalde decidió que estos actos no se celebraran en el Ayuntamiento de Zamora como se había hecho tradicionalmente, y se trasladaron a San Vicente. Entonces la representación institucional del ayuntamiento la hizo el teniente de alcalde, el socialista Antidio Fagúndez.

 

Hace unos meses Guarido ya planteó una salida a la situación que se dará el próximo Miércoles Santo con el juramento del silencio; propuso que lo emitiera el teniente de alcalde o cualquier otro concejal, aunque esa es una decisión que tendrá que tomar la cofradía con el permiso del obispado.