El MMT se apaga en ataque y cae ante un rival directo por la permanencia

Salinas está recuperado del golpe ante Puente Genil.
Ver album

El MMT Seguros, atenazado en el momento clave, hace inútil una buena primera parte y paga la responsabilidad con 12 minutos sin anotar. Dura derrota ante un BM Aragón que se aproxima en la clasificación. Miranda, muy inspirado, no se bastó.

MMT SEGUROS - 22

BM ARAGÓN - 25

 

MMT Seguros Zamora: Miranda, Fernando, Juárez (3), Ceballos (1), Reyes (4), Peli, Octavio (2); Salinas (6), Andrés Alonso, Iñaki (1), Guille, Camino (3), Jortos (2).

 

BM Aragón: Julio, Demetrio Lozano (5), Del Valle (4), Sorli (2), Ferrer (2), Val (8), Camas (1); Ariño (3).

 

Árbitros: Raluy López y Sabroso. Excluyeron a los locales Octavio y Salinas y a los visitantes Val y Del Valle.

 

Parcial: 1-2, 2-4, 6-5, 8-7, 10-8, 11-12; 15-14, 18-16, 19-19, 21-22, 21-23, 22-25.

 

Incidencias: partido disputado en el pabellón municipal Ángel Nieto de Zamora, grada llena (1.700 espectadores según el dato oficial de Asobal). En el descanso, el club entregó una camiseta a alumnos del CRA de Tábara.

El MMT Seguros ha sufrido una dura derrota este sábado en un partido que, si no determinante, era fundamental para las aspiraciones del equipo de conservar una temporada más el estatus de equipo Asobal. Rival directo en este objetivo, el BM Aragón llegaba con más necesidad si cabe que los 'viriatos', ya que eran y siguen siendo penúltimos. Pero a la hora de la verdad el que sufrió la ansiedad de tener que ganar fue el conjunto local. El conjunto zamorano se mantiene penúltimo, con margen sobre aragoneses y gijoneses

 

Y eso que el arranque de partido fue muy positivo. Tras los primeros compases, un gran Miranda (tarde muy inspirada del meta, con casi un 40% de paradas a pesar de la derrota) y ponerse las pilas en defensa fueron suficientes para darle la vuelta a un inquietante 2-4 inicial en el que el incomensurable pivote aragonés Val marcó la diferencia. Bastó el trabajo de Salinas sobre un Lozano todavía durmiente y, después, el colectivo sobre Val, con Jortos muy destacado, para dar la vuelta a la situación. La reacción en defensa vino acompañada de salidas a la contra y buenos ataques que permitieron un parcial de 4-0.

 

Fueron los mejores minutos del MMT, con un Salinas muy efectivo (6 de 7 y gran brega en el pivote). El problema es que estos primeros 20 minutos fueron los que necesitó Demetrio Lozano para entrar en calor. El lateral izquierdo, uno de los jugadores más desequilibrantes de la historia del balonmano nacional, dejó claro que quien tuvo retuvo y a él parece que le queda más de lo que parecía en los brazos.

 

La segunda parte empezó con una lucha de poder a poder, pero pronto se vio que al MMT le costaba mucho entrar en la defensa aragonesa. El atasco en ataque era evidente y solo algunas intervenciones de Miranda mantenían al equipo dentro del partido en el marcador. Sin embargo, los minutos pasaban y los fallos se acumulaban. Hubo precipitación y, como explicó después el técnico y refrendó el veterano Iñaki, al equipo le faltó experiencia para jugar las situaciones de presión y le sobraron nervios, presión por lo que era un partido importante, pero ni mucho menos una final.

 

Por contra, Lozano se desató y se sumó al trabajo de Val; para colmo, Ferrer, refuerzo de invierno, salió para dar la puntilla. Aún y así, todavía el equipo aguantó el tipo, pero una acción individual de Lozano al borde del pasivo puso el 21-24 y finiquitó las opciones de un MMT totalmente apagado en ataque y que tendrá que sacarse la presión de encima si no quiere volver a jugar atenazado por una presión que no le corresponde: estar en Asobal es un hito y para ganarse la permanencia lo más recomendable será desprenderse de los nervios y 'volver a disfrutar'. Las dos próximas ocasiones en el Ángel Nieto, ante Puente Genil y Cuenca, es imprescindible conseguirlo.

Noticias relacionadas