Cyl dots mini

El MMT Seguros, a por el ascenso en el 'horno' de Palma del Río

El técnico, Jortos, Octavio y el servicio médico del club.

Eduardo García Valiente, confiado en su equipo, considera que jugar fuera, el viaje y, especialmente, el calor van a marcar la fase de ascenso. No ve un gran favorito y entiende que es la fase final más nivelada de los últimos años. Pero avisa: "las ganas de este equipo son terribles".

El MMT Seguros cuenta las horas para viajar a Palma del Río a su segunda fase de ascenso consecutiva con el objetivo de nuevo de lograr el ascenso a Asobal. El técnico del equipo, Eduardo García Valiente, de carácter nervioso, ha reconocido que "lo veo difícil y según se acerca la hora un poco más" pero que tiene, como el resto del grupo, muchas ganas de afrontarlo.

 

Para el técnico salmantino jugar fuera de casa, el viaje y, especialmente, el calor extremo en Palma del Río, todavía mayor en su pabellón, serán factores fundamentales. "Hoy tenían 41 grados y para el sábado a las ocho de la tarde vamos a tener treinta", ha reconocido sobre un pabellón que "va a ser un horno literal".

 

García Valiente no ve, por primera vez en mucho tiempo, un favorito claro en la fase de ascenso como sí lo era el año pasado Bidasoa en Irún. "Alcobendas ha jugado fases de ascenso, igual que Torrelavega y Palma. Todos tienen experiencia, todo está muy nivelado", ha dicho, algo que ha corroborado Octavio, que ha avisado de que Palma no es favorito aunque juegue en casa porque Alcobendas está en muy buena forma.

 

En todo caso, el técnico ha dicho que "sólo pondría la mano en el fuego por el Balonmano Zamora porque sé de lo que son capaces estos chicos, pero está muy igualado". "Si vemos la liga de los enfrentamientos directos, seríamos últimos, pero eso no quiere decir nada y todos tenemos nuestras opciones", ha dicho.

 

Al menos, lleva el equipo al completo, sin bajas ni lesiones, y con todos en buena forma. "Se han preparado bien estos dos últimos meses y si no sumar, la forma física no nos va a restar", ha dicho. El entrenador ve a su plantilla "con unas ganas terribles" y ha bromeado: "si alguien no tiene ganas de jugar la fase, que no suba al autobús mañana". Sabe que nadie lo va a hacer salvo lesión este jueves en la última sesión de entrenamiento.