El MMT Seguros cae presa de sus errores y agota su margen de maniobra

El MMT Seguros pierde (24-33) ante el Naturhouse La Rioja merced a las numerosas pérdidas de balón que enterraron algunos buenos momentos de juego. Está tercero por la cola y se juega el todo por el todo en los cuatro partidos que quedan.

MMT SEGUROS - 24

NATURHOUSE LA RIOJA - 33

 

MMT Seguros Zamora: Miranda, Jortos (3), Guille (5), Camino (1), Andrés (2), Peli (2), Iñaki; Octavio (6), Fernando, Isma (1), Reyes (3), Ceballos (1), Salinas, Carletes, Catanas (p.s.), Luisín.

 

Naturhouse La Rioja: Jorge Gómez, Luisfe (2), Stenmalm (1), Cacheda (3), Pedro (3), Ángel (7), Romero (1); Petrus, Juanín (4), Gurutz Aguinagalde (p.s.), Vigo (3), Garabaya (1), Rocas (5), Javi García (1), Jonovski.

 

Parcial cada 5 minutos: 2-3, 2-5, 4-7, 6-10, 8-13, 11-15 (descanso); 14-17, 15-20, 17-23, 18-27, 22-29, 24-33.

 

Árbitros: Fernando Joaquín Fernández y Alberto García. Excluyeron a los locales Andrés, Iñaki y Luisín y a los visitantes Petrus y Jonovski.

 

Incidencias: partido disputado en el pabellón municipal Ángel Nieto de Zamora ante unos 1.200 espectadores.

El MMT Seguros ha sufrido su cuarta derrota consecutiva y se planta en las jornadas decisivas en una situación límite, fuera de descenso, pero totalmente inmerso en la lucha por la permanencia. Y lo hace con las cuestionables sensaciones que le han dejado los últimos partidos, en los que no ha terminado de recuperar el punto de competitividad que va a necesitar en los cuatro últimos partidos de la Liga para salvar la categoría.

 

De nuevo este sábado tocaba enfrentarse a un equipo que, sobre el papel, es inaccesible para el Balonmano Zamora. Naturhouse La Rioja es equipo Champions, llegó a Zamora con campeones del mundo como Garabaya, Juanín y Rocas, y con un plantel sumamente competitivo. Es muy posible que sumar algún punto no fuera un objetivo, como ocurría ante el Barça, pero al margen de los puntos el equipo zamorano se juega recuperar su mejor versión para la parte clave de la temporada. Y no se logró ante el conjunto riojano.

 

El conjunto pistacho cuajó unos buenos primeros minutos, pero poco a poco fue cediendo merced a un punto clave: las pérdidas de balón. Un total de 19 contabilizó el técnico, Eduardo García Valiente, muy molesto con esta situación en rueda de prensa. Esos errores facilitaron las cosas a un rival que no necesita ninguna ayuda, tampoco la de los árbitros, que fueron bastante permisivos con los agresivos pivotes del Naturhouse. Garabaya se las tuvo con todos con la única sanción de una amarilla, y ninguna exclusión.

 

Poco a poco el Naturhouse fue marchándose en el marcador sin que los puntuales arreones del MMT lograran frenar la tendencia. Con todo, se llegó al descanso con 11-15 y el partido más o menos abierto. El regreso fue esperanzador porque en el arranque el Balonmano Zamora se puso 14-17 y defendió para ponerse a dos. Varias buenas defensas, la entrada en juego de Miranda y un Guille totalmente en forma lo hicieron posible. Incluso regresó Salinas, que entró en el 40x20 en el minuto 7 de la segunda parte.

 

Fue el único momento en que el conjunto riojano vio peligrar el partido. La reacción fue meter al gigante Gurutz Aguinagalde en la portería; el hermano de Julen paró tres penaltis ante tres lanzadores diferentes y frenó las aspiraciones del MMT, que terminó de enterrar sus opciones con pérdidas de balón y con una total falta de acierto en las salidas a la contra. A partir de ahí el partido fue plácido para el Naturhouse y un pequeño suplicio para el MMT, que sufre un nuevo golpe a su moral justo cuando más entero necesita estar. Los resultados de rivales directos le dejan sin margen de error para los cuatro partidos en los que se tiene que ganar la permanencia en el sueño de Asobal.

Noticias relacionadas