El MMT Seguros logra una victoria 'de equipo' y da un paso al frente en la clasificación

El MMT Seguros derrota por 22-21 al segundo clasificado, Palma del Río, y gana posición en su lucha por el ascenso. Victoria 'coral' de un equipo que se sobrepuso a bajas y a un mal comienzo para acabar rayando a gran nivel.

El MMT Seguros se ha apuntado este sábado una de esas victorias con las que el Balonmano Zamora ha ido forjando un estilo como equipo. Ante un rival tan correoso como el Palma del Río, segundo clasificado hasta hoy y al que ahora adelantan los 'pistacho', puso sobre la mesa todos los atributos que le caracterizan y uno por encima de todos, la capacidad de jugar y sentir como un equipo, en la pista, en la grada y en la enfermería. Porque se ha sobrepuesto a la dificultad añadida de salir a la cancha con las bajas de Camino y Guille por lesión, de Jortos por sanción y las que se sumaron durante el partido, con Iñaki muy tocado y Rodri y Molina renqueantes.

 

A pesar de ello, el MMT Seguros se sobrepuso incluso a un mal arranque de partido. Le costó mucho penetrar la línea defensiva de los cordobeses, que aprovecharon los errores en las circulaciones para irse fácil hasta 4 goles arriba, 3-7. Tiempo muerto de Edu García Valiente y, a partir de ahí, otro equipo, más acertado, centrado como siempre en defensa y, aprovechando una superioridad de 2 minutos, equilibra el marcador a un 6-7.

 

Ya estaba claro que el choque iba a ser duro, tenso y a pocos goles. Palma del Río empezó también a fallar y el acierto en la portería, patrimonio hasta entonces del meta rival Manuel López, empezó a aparecer también con un Leo Maciel que iba a convertirse en un problema en ataque para los cordobeses. El 10-10 al descanso fue, en buena parte, responsabilidad de los dos metas en un duelo de altura.

 

El MMT Seguros había estado más centrado y así siguió en la segunda parte, en la que estuvo siempre por delante. La actuación de Octavio, nueve goles, fue de nuevo magistral; pero con las bajas de Guille, Camino, Jortos... necesitaba más ayuda. Esta llegó de Peli, crucial para romper la defensa cordobesa por el extremo (4 tantos) y especialmente un gran Alberto Molina (6 goles) en uno de sus mejores partidos: no sólo anotó, sino que asumió responsabilidades. Octavio y Molina movieron la maquinaria 'pistacho' en un arreón de juego que rompió el partido a seis minutos del final que puso en pie a la grada con un parcial que llegó al 21-18. Pero la clave fue la aportación coral: todo el que salió, incluso el joven Luisín, se dejó la piel en la cancha para amarrar el partido.

 

Al rival sólo le quedaba jugársela con una defensa extrema, pero hasta en eso tuvo suerte el MMT Seguros. Supo jugar sus acciones y defender la última que tuvo Palma del Río para igualar, pero que se saldó con una buena defensa que neutralizó esta posibilidad. A partir de ahí, explosión total en la grada y victoria para el lesionado Camino, con todos sus compañeros corriendo a abrazarle en una esquina de la grada. Lo dicho, un equipo con todas las letras que ha dado otro paso al frente.